¿Es Metallica la marca más importante del rock?

06 December 2017

Difícilmente se va acabar la polémica con Metallica. Que si ya no son pesados, que si se cortaron el pelo, que si sus grabaciones suenan muy comprimidas, etc. A nadie le da gusto esta banda californiana de heavy metal, pero lo que es un hecho que bajita la mano, son millonarios, viven de su música y de todos los productos que han salido con su nombre, incluyendo ese videojuego de la década pasada, Guitar Hero.

Metallica lo ha hecho bien y lo sabe. Su nombre ya es una marca y lo han hecho de una manera muy discreta, caso contrario a Gene Simmons y Kiss, quien solo se pavonea con el nombre de su banda, digo, marca.

No es raro que Metallica prefiera tocar junto a Lady Gaga en una entrega de premios masiva y con audiencia mundial como los Grammy, a que tocar junto a Death Angel. ¿Captas? ¿Qué tiene que competir el nombre diabólico y mortífero de “Death Angel” con los millones de Gaga? Ahora Metallica figura entre las bandas que más boletos y giras venden en el planeta; entre esta banda y Justin Bieber se la llevan. ¿Justin Bieber? ¿Qué tiene que ver con Metallica? ¡Eso! Nada tienen en común salvo la popularidad y los millones. Si bien la música de Bieber es producto de la mercadotecnia, las canciones de James Hetfield y compañía no; estas destacan el ámbito compositivo e instrumental de un músico de rock. Lo siento pero Bieber no tiene nada que ofrecer al respecto pero lo que es un hecho es que el nombre de “Metallica” figura junto a este chavo canadiense y otras figuras como U2, que se supone son comerciales. ¿El heavy metal jamás ha sido un tipo de música comercial? Lars Ulrich ya lo logró.

Ulrich tiene un programa de radio; el bajista Robert Trujillo ya hasta produce documentales y Kirk Hammett, guitarrista, hace lo respectivo con sus obras dedicadas al cine de terror (conferencias, juguetes, etc). Todos pueden hacer lo que quieren, además de enriquecerse con su música, gracias a que jugaron bien sus cartas.

Metallica llega a todos: al músico, al fan promedio de la música, al metalero clavado y hasta a los millennials. A todos los incluye ya sea con apps que se actualizan en tiempo real sobre sus propios conciertos, con un club de fans especializado, con álbumes en vivo de cada uno de los shows que dan en el mundo para que los descargues casi instantes después de haberlos visto, etc.

Si Metallica no es una marca, entonces no sé qué lo es.