Esto es lo que necesitas si quieres vestirte mejor que tu jefe

11 October 2017

Una de las características fundamentales del hombre exitoso es que viste bien, no porque tenga la mayor cantidad de trajes de marca, sino porque realmente sabe cómo combinar cada prenda y sobretodo cuándo utilizarla. Definitivamente no es lo mismo presentarse con un cliente en pantalones de mezclilla y sneakers que con un buen saco y corbata, pues definitivamente el último conjunto inspira más respeto y profesionalismo.

Si deseas destacar de ahora en adelante en tu trabajo, comienza por preferir determinadas prendas y recuerda que lo principal es saberlas usar. Aquí algunos consejos.

Usa la talla/corte correcto

No importa que tengas un traje y un par de zapatos de marca, si tu pantalón te queda demasiado apretado o tus mangas de la camisa sobrepasan las muñecas, no habrá forma de que parezca que sabes lo que estás haciendo. Puedes optar por un traje a la medida o pedir un poco de asesoría en tienda. La talla correcta es crucial.

Usa colores neutros

Los expertos en moda pueden darse el lujo de jugar con colores llamativos, pero si eso de combinar no es lo tuyo, mejor opta por trajes de colores clásicos como negro, gris oscuro o incluso arriesgarte un poco hacia el azul profundo.

Usa accesorios

Es impresionante la diferencia que hace llevar un pañuelo bien doblado en el bolsillo o un cinturón de piel que vaya de acuerdo a tu portafolio y/o zapatos. Aunque tengas pocas prendas las harás lucir diferente si también alternas corbatas con diferentes diseños y colores.

Hazte amigo de la plancha

Nada da peor apariencia que un saco mal planchado o una camisa manchada de antitranspirante. Lo mejor que puedes hacer es preparar tu ropa un día antes para asegurarte de que todo esté en orden y que el día siguiente en la oficina sea un éxito garantizado.

Nada como una corbata

Sabemos lo cómodas que son unas botas y una camisa casual, pero si en realidad deseas ser el hombre del lugar tendrás que ganártelo sacrificando un poco el confort. Con el tiempo te acostumbrarás a la formalidad. Lo anterior, claro está, si la empresa lo amerita –si trabajas en una agencia de publicidad o en un despacho de diseño quizá solo harás el ridículo al ir de traje–.

Calidad y no cantidad

Es mejor tener un par de conjuntos que duren a largo plazo en lugar de comprar mucha ropa que muy pronto se descoserá o se romperá. También tiene mucho que ver el proceso de lavado y planchado, por lo que siempre deberás revisar las etiquetas para saber qué procedimiento es seguro para tu prenda.

Sigue las reglas básicas

Mucho de esto es sentido común. Jamás utilizarías un traje completamente café o calcetines blancos largos con pantalón negro al estilo Michael Jackson ¿o sí? Un excelente consejo es buscar en internet ideas e intentar seguir las combinaciones lo mejor posible. Verás que funciona.

No es la ropa, eres tú

Todos estos consejos no tienen sentido alguno si no te sientes en confianza con lo que usas. Nada es peor que un hombre de traje con baja autoestima o inseguridades, así uses tu ropa de gimnasio, si en verdad crees lo que eres, entonces serás exitoso en la oficina y en los demás aspectos de tu vida.