Por estas razones es que debes aprenderte el número de teléfono de tu mejor amig@ o lo que sea

09 November 2017

Es básicamente tu hermana/o de otra madre y hablan todo el tiempo pero no te sabes su teléfono. A lo mejor no lo has considerado como algo importante o no te ha pasado por la cabeza.

La realidad es que ese número telefónico lo necesitas completamente memorizado en tu cabeza.

Por si sales de fiesta sin teléfono y no te encuentras ni a ti mismo

Cuando sabemos que nos enfrentamos a una fiesta extrema (o cuando ésta ya ha empezado antes de salir) solemos dejar el teléfono en casa para evitar disgustos. Ante esta situación, existen tres clases de personas: los que han memorizado el teléfono de su mejor amigo, los que se lo apuntan en el brazo/zapatilla/frente y los que pasan de una cosa y otra. Si eres de los últimos, puedes estar muy jodido.

Has perdido tu teléfono en la multitud del festival

El teléfono por un lado, tú por otro y tus amigos en el de más allá. Olvídate de encontrarlos entre la muchedumbre. El sentido de la orientación queda anulado en una situación así y si no se te ha ocurrido grabar a fuego en tu mente el número de tu mejor amigo, vuelves a estar perdido. Claro, que tampoco es mal plan ir cambiando de compañía toda la noche. Aquí ya eliges tú.

Quedaron de salir a cotorrear y te quedas sin batería

Si no quieres romper su relación, haz el favor de memorizar el teléfono de tu mejor amigo. Tras quedarte sin batería está escrito que no encontrarás el sitio, se retrasará el metro o serás secuestrado por una nave alienígena. Si te hubieras aprendido el número de tu amigo, podrías avisarle desde uno en la calle y así no dejaría de quererte. Te vas a quedar solo.

Necesitas quitarte de encima al/la pelmazo de la noche

El/la pesado/a de turno no se conformará con haberte asfixiado durante toda la noche. Cuando los corran del cotorreo se acercará a pedirte el número de teléfono y tú, que eres todo bondad, serás incapaz de mandarle lejos ¿Solución? Darle el número de tu amigo del alma y ya a la mañana siguiente fingen que se ha confundido de persona. Si no lo has memorizado, te toca apechugar.

Tu teléfono ha muerto justo cuando has ligado

He aquí el caso totalmente opuesto al anterior. Todo va sobre ruedas, tienes al fichaje de la noche en el bote y justo cuando van a intercambiar los números de teléfono… ¡Oh, no, tu aparato ha muerto y no puedes apuntar el suyo! ¿Y si no te escribe y desaparece para siempre? Aquí es cuando sacas tu as de la manga y le das el de tu mejor amigo (que en el fondo es igual que darle el tuyo) para que te haga la buena.

Has apagado tu celular para que Fulanito no te moleste

Justo entonces acontece el chisme del año y necesitas contárselo a tu mejor amigo. ¿Has memorizado su número? Todo bien, puedes llamar desde otro teléfono. ¿No lo has hecho? Tendrás que encender el teléfono y quedarás como un auténtico perdedor/a.

Estás en problemas con la autoridad

¿Qué pasa? ¿No te suele ocurrir? Pues a lo mejor, el día que menos te lo esperes, llega tu momento. Te verás ahí con el policía diciéndote que sólo puedes hacer una llamada para salir y la única persona a quien te atreverás a llamar es a tu mejor amigo. ¿No has memorizado su número de teléfono aún?