Cómo construir una relación sin dramas si decidieron vivir juntos

20 April 2017

Te complicas la vida tantas veces que no podrías ni enumerarlas ahora mismo. Algo que debería ser tan sencillo como amar a una persona y dejar que todo fluya, lo conviertes en un reto a todos los niveles, lleno de discusiones, envidias, celos y toxicidades. Y lo haces de forma inconsciente en la mayoría de los casos, sin darte cuenta que tu pura cabezonería y poca razón te acabará perjudicando. Ha llegado el momento de que te olvides un poco o mucho del amor ideal que te vendió Disney y montarte tu propio cuento de hadas, hacernos un poquito más de caso y convertir el final feliz en un viaje eterno. Vale, sí, todo esto suena maravilloso pero, ¿por dónde empezamos?

La pareja es un equipo

Pero no hay que perder la individualidad y esencia de cada uno. Los dos están en ese equipo por lo que son por separado, que no se te olvide.

Busquen hobbies para compartir juntos más allá del día a día, la rutina y las obligaciones

Es importante que tengan tiempo libre de calidad fuera de la pareja es muy positivo a nivel individual y, por ende, para vuestra relación.

No pretendas ni quieras cambiar a tu pareja

Si quieres a alguien es con todo su kit; bueno y no tan bueno. Y eso es la clave de una relación, el respeto por las particularidades.

Dediquense momentos de calidad cada día

Aunque sea poco el tiempo compartido, es necesario que sea real y positivo.

Comuniquense de manera asertiva

Es decir, expresando el punto de vista de un modo claro y de una forma totalmente respetuosa.
Cuando nos comunicamos, inclusive en las discusiones, hay que hacerlo de manera empática, es decir, escuchando atentamente y sin prejuicios. Utilizando el “yo creo que…” en vez del “es que tú has hecho…”.

Tu casa es tu refugio

Eso quiere decir que si has tenido un mal día, no hay que pagar las frustraciones en casa. Hay que aprender a gestionar las emociones y, sobre todo, no buscar un nuevo conflicto dentro de vuestro espacio en común, si no lo hay.

Gestionen las obligaciones de manera equitativa y justa

Para no caer en discusiones evitables y lograr el equilibrio y la armonía en el hogar.

Es necesario que se compartan momentos íntimos

Caricias, besos, abrazos, en definitiva, relaciones eróticas dentro de la pareja de manera frecuente.

Vivir juntos no implica hacerlo todo juntos, ni estar siempre juntos

Hay que respetar el espacio personal. Estos momentos agradables nos llenan de energía y nos hacen sentir más completos.

Convivir implica compartir

Por eso es necesario que ambos se pongan de acuerdo y construyan sus propias normas de convivencia.