Cómo hacer menos trabajo diariamente pero con mucha más efectividad

17 February 2017

Si deseas hacer las cosas que tu trabajo demanda pero a la vez concentrarte menos en la gestión del tiempo y más en ti mismo y las cosas que en verdad deseas hacer; entonces puedes comenzar a encontrar maneras de aligerar tu carga personal.

Aquí hay algunos secretos para que la magia suceda.

Utiliza los talentos de otros

A veces, si tienes mucho que hacer, no podrías lograrlo todo solo, aunque quisieras hacerlo. Necesitas ayuda de los demás, y cuanto más gente conoces, menos tienes que hacer por ti mismo.

Hacer menos con más enfoque

La mayoría de nosotros estamos tan ocupados mirando todo lo que tenemos que hacer que apenas nos tomamos el tiempo para concentrarnos en lo que hay que hacer. Una vez que hayas decidido en qué trabajar, es decir, una vez que hayas elegido la tarea de mayor impacto, ponte a trabajar en esa tarea y enfócala completamente.


Sistematizar y hacer estratégias

Una persona organizada con una estrategia es digna de cualquier cantidad de ideas y sueños elevados. Todo el mundo necesita aprender a sistematizar lo que hay que hacer y diseñar estrategias para lograrlo. Tómate el tiempo para pensar las cosas y reevaluar y realinearse con lo que está en tu lista de deberes. Pasar algún tiempo en el pensamiento y la planificación sobre una base diaria, da mejores resultados.

Pon tus fortalezas a trabajar

Es mucho más efectivo trabajar en las cosas en las que eres bueno que pasar tiempo trabajando en cosas que no haces bien.

¿Cuáles son sus puntos fuertes? Haz esas cosas primero, porque sabes que tú las harás bien sin exigirte demasiado. Pregúntate por cada tarea: ¿Te da energía o distrae? Si distrae, mejor reasignarlo a alguien que pueda atacarlo con fuerza.

Manténte consciente y tranquila/o

¿Qué tiene que ver la atención plena con la gestión del tiempo? Todo. La atención plena es un estado mental logrado al enfocar tu conciencia en el momento presente mientras reconoces y aceptas con calma tus sentimientos, pensamientos y sensaciones corporales. Esto no únicamente puede calmarte, sino que también te ayuda a crear la claridad necesaria para hacer las tareas que eres responsable.

Da lo mejor para hacer lo mejor

Cuando se trata de hacer las cosas, tienes que estar en tu mejor momento para hacer lo mejor posible. Eso significa dormir lo suficiente, tomar descansos durante todo el día, y tomar tiempo para pensar y restablecer las cosas. Si hay algo que quieres lograr, dale todo tu esfuerzo.

Al final, el principio es simplemente esto: ser realmente bueno haciendo menos con más cosas que hacer, enfócate no tanto en lo que puedes hacer sino en cómo debe ser.