Deberías considerar el hacer ejercicio no sólo por tu físico, sino también por tu cerebro

13 July 2017

Según un estudio realizado por la Universidad de Wisconsin, el ejercicio físico podría ser uno de los remedios más eficaces para prevenir la pérdida de memoria.

Llevar un estilo de vída físicamente activo, según el estudio, mejora la manera en la que metabolizamos la glucosa, lo cual supone una mejora considerable en la salud cerebral.

Más allá de la prevención de enfermedades, la práctica diaria de ejercicio es capaz de aumentar el volumen cerebral de ciertas áreas de nuestro córtex, especialmente en aquellas destinadas al razonamiento y la función ejecutiva.

Otros estudios también demuestran que ejercicios aeróbicos como nadar o montar en bicicleta desarrollan las funciones cerebrales, la cognición y su estructura. También son importantes las investigaciones que asocian el ejercicio físico con la felicidad, pues la segregación de dopamina es fundamental para el correcto funcionamiento del cerebro.

Una explicación rápida de todos estos procesos es que, al hacer deporte, el corazón bombea más deprisa y el flujo de sangre que llega al cerebro es mayor. Así conseguimos más oxígeno y una mejor actividad.

Por estos mismos motivos, el mejor ejercicio para el cerebro es la combinación de actividades aeróbicas con entrenamiento de fuerza, ya que hace que las personas aumenten su frecuencia cardíaca con mayor facilidad.

Además, los beneficios también afectarán a tu función cardiorrespiratoria, a tu fuerza muscular y a la reducción del riesgo de diabetes, hipertensión y obesidad. Como ves, ¡todo son ventajas!