Estas películas de bajo presupuesto merecen tu dinero y tu amor

30 November 2017

Con poquito dinero estos directores hicieron grandes películas que no sólo les hizo recuperar su inversión, si no que además les ganó más dinero y reconocimiento.

Rocky

La película que lanzó a Sylvester Stallone generó millones de dólares alrededor del mundo: 225 y sólo costó uno. Además de eso ganó tres Óscar de las 10 categorías a las que fue nominada, incluyendo mejor película.

Saw

Nadie daba un peso por esta película porque simplemente el título no era atractivo y el póster promocional no decía mucho; tenías que verla para saber a ciencia cierta de qué iba.

Ese fue el riesgo de esta cinta que costó 1.2 millones y generó 103 en todo el mundo.

Esta cinta no sólo atrapó a viejos amantes del terror si no que lanzó una nueva franquicia que proliferó en seis cintas más y hasta videojuegos.

Open Water

Una película independiente y de bajo presupuesto que sólo costó 130 mil dólares. Se filmó/grabó en video y recaudó casi 55 millones de dólares. Y todo gracias a la original historia de un matrimonio que, durante sus vacaciones, se quedan abandonados en medio del mar y a expensas de los tiburones.

Napoleon Dynamite

Una película llena de banalidades, tonterías y excelentes actuaciones nerds, recopiló 46 millones de dólares con un presupuesto de 400 mil.

Halloween

Para finales de los setenta, Halloween se convirtió en todo un suceso que hasta hoy la sitúa como un clásico. Eso no sólo lo establecieron los cinéfilos, si no también la taquilla que tuvo de ganancia 70 millones a comparación de 325 mil que se invirtieron en ella.

Pi

Hoy Darren Aronofsky puede presumir de dirigir grandes películas de alto presupuesto en Hollywood, pero también puede presumir de hacer maravillas con poco dinero como lo hizo con Pi, la cual generó 3.22 millones con una inversión de 68 mil dólares.

El Mariachi

El debut en cine de Robert Rodriguez fue El Mariachi. A raíz de esta peli su carrera creció.

Se hicieron dos secuelas y Rodriguez saltó a dirigir grandes producciones y a codearse con productores, escritores y otros directores de renombre. Y todo gracias al humilde presupuesto de 7 mil dólares y una recaudación de 2 millones.