Estas películas sí están a la altura de su novela escrita y las amamos

07 October 2017

Nos gusta quejarnos de aquellas películas que no le llegan a los talones a su novela escrita, pero hay algunas que llegan a la altura y que merecen ser mencionadas. Aquí algunas de ellas.

Expiación, deseo y pecado

El texto de McEwan es perfecto, tanto en su argumento como en su forma. Es una relato fragmentado que hace hincapié en cómo los personajes perciben los detalles. El director de la película, Joe Wright, fue capaz de transformar en imagen toda esa sensibilidad en una cinta cuidada al detalle: la fotografía, la música, los planos secuencia y la elección de los actores son aciertos de principio a fin. Además, la adaptación queda redondeada con apariciones estelares de grandes intérpretes como Benedict Cumberbatch y Alfie Allen, Theon Greyjoy en Juego de Tronos.

El silencio de los inocentes

La trilogía de Thomas Harris es, sin duda, muy interesante y perturbadora, pero Hannibal Lecter no estaría en el imaginario colectivo de no ser por Anthony Hopkins, que fue capaz de hacer ruido en nuestras mentes con tan sólo 15 minutos de aparición en pantalla. Jodie Foster está también a la altura en esta recreación cinematográfica de un caníbal sibarita tan aterrador como elegante.

El señor de los anillos

Aunque los fans más acérrimos de la trilogía de Tolkien estén descontentos, por ejemplo, con la ausencia de Tom Bombadil, las adaptaciones al cine han sido capaces de captar la epicidad del viaje de Frodo, la lucha entre el bien y el mal y la complejidad del mundo fantástico de este lingüista anglosajón. Cuentan con un gran reparto y, sobre todo, con una producción y unos efectos especiales tan épicos como las historias que narra.

3 Misery

Esta novela fue escrita por Stephen King durante sus horas bajas, cuando sus textos estaban marcados por el efecto de las drogas que consumía de forma compulsiva (alcohol, heroína y cocaína sobre todo). Por ello, es una de las más oscuras de su producción. Aún así, el director de su adaptación cinematográfica, Rob Reiner, logró filmar una gran película de terror en la que pocos puntos difieren del relato original. El más llamativo: si en la novela uno de los personajes corta los tendones de otro con una sierra, la película nos ahorra toda esa sangre sustituyéndola por la magistral interpretación de Kathy Bates, que bastante miedo da ya con su martillo.