Estas pelis de amor son las que necesitas para romancear un viernes por la noche

11 August 2017

Si decidiste quedarte en casa porque eres treintón y ya no enfiestas como antes, no te preocupes, fue la mejor decisión que pudiste haber tomado. No sólo vas a ahorrar dinero si no que además mañana te vas a despertar más fresco que nadie. Eso sí, aprovecha la velada para invitar a alguien a ver películas en tu casa y romancea un poquito. Estas pelis son las que necesitas para sellar tu conquista o bien, animarla para que por fin se concrete.

The Perks of Being a Wallflower

Todos fuimos adolescentes y todos preguntamos: “¿Quién canta esa canción?” cuando se trataba de la primera rola de David Bowie que escuchamos, y sí, todos nos enamoramos platónicamente de alguien; probablemente nos rompieron el corazón.

My Blueberry Nights

Norah Jones come pies de moras azules mientras se enamora de Jude Law.

Elizabeth (interpretada por Norah) tiene el corazón roto. Antes de enamorarse de Jeremy (Law), recorrerá algunos estados de EE.UU. para superar su ruptura. En el camino encontrará varios corazones rotos que al parecer le ayudan a hacerlo.

Lost in Translation

Bill Murray y Scarlett Johansson. Dos personajes de Estados Unidos en Tokio establecen un vínculo. Entre karaoke y sake, encuentran una relación que sólo podrá durar unas horas.

El amor de dos desconocidos que se encuentran cuando están perdidos y luego tienen que tomar un avión de regreso a sus vidas de siempre.

Eternal Sunshine of a Spotless Mind

Todos queremos borrar los recuerdos.

Supongo que pega porque todos tuvimos un amor que borrar y que sigue muy adentro de nosotros. El amor puede tornarse amargo. Qué triste.

🙁

Me and You and Everyone We know

Un vendedor de zapatos y una artista. Una pareja difícil de imaginar; todo alrededor de una historia al estilo de Miranda July, con personajes muy humanos y peculiares.

Además hay un pez. 🙂

Punch Drunk Love

Esta película es lo más cursi no cursi que existe. Paul Thomas Anderson hace una comedia romántica sólo como él sabe, con el personaje principal al borde de un ataque de nervios. Además de que es el más interesante que le he visto a Adam Sandler, sirve para hacerle los honores al fallecido Philip Seymour Hoffman, con la famosa escena Shut up, Shut up, Shut up!

La propuesta visual es interesante, con el color azul y rojo en los personajes y toques tipo technicolor a lo largo de la historia.