Estas pelis jamás iban a ganar un Óscar pero en nuestro corazón lo tienen

24 February 2017

Grandes películas cómicas que no ganaron una estatuilla dorada y las categorías en las que debieron triunfar.

Mejor canción original: Nacho libre

Si la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas tuviera un sentido del humor más “alternativo”, hubiéramos disfrutado a Jack Black interpretando esta canción durante la ceremonia de 2006:

via GIPHY

Borat como mejor documental

La película de Sacha Baron Cohen estuvo nominada a mejor guión adaptado, y aunque obviamente es un mockumentary (documental falso), merecía sef considerado dentro de la categoría de documentales “serios”, pues expresa un aspecto de la realidad norteamericana desde una perspectiva políticamente incorrecta.

¿No les hubiera encantado escuchar el discurso de agradecimiento de Borat?

via GIPHY

Mejores efectos visuales a Team America

En 2004 los creadores de South Park, Trey Parker y Matt Stone, lograron una sátira con marionetas con efectos especiales artesanales, nada de imágenes generadas por computadora.

A pesar del despliegue de efectos especiales con técnicas tradicionales en Team America, los Óscar decidieron no incluirla en la competencia y le dieron la estatuilla a mejores efectos a Spider-Man 2.

Dumb and Dumber como Mejor película

1994 fue un año de difícil competencia dentro de los premios de la academia: Forrest Gump, The Shawshank Redemption, Four Weddings and a Funeral y Pulp Fiction eran las candidatas a llevarse la estatuilla por mejor película. Pero la carrera por el Óscar pudo estar más apretada si hubieran considerado una obra maestra de la comedia que compartió salas de cine con las películas antes mencionadas.

Fue el debut de los hermanos Farrelly como directores, quienes más tarde nos entregarían otros dos clásicos de la comedia noventera: There’s Something About Mary y Me, Myself & Irene. Además fue la consolidación de Jim Carrey como uno de los grandes actores de su generación.

Danny McBride como mejor actor de reparto en This Is The End

En 2013 Seth Rogen y sus amigos presentaron una de las mejores películas pachecas de la historia, en ella tuvimos el privilegio de apreciar la magistral actuación de Danny McBride (también conocido como Kenny MF Powers). Desconozco la formación de Mcbride, pero por la entrega y pasión que se le observa en This is the End, podría asegurar que salió de la misma escuela que Daniel Day-Lewis.