Esto es lo que me hubiera gustado saber antes de trabajar en una oficina

10 August 2017

Esta pequeña guía te va a preparar para la dura realidad que es trabajar. Todos te prometen cosas pero jamás te las van a cumplir. Snif.

Nunca se respetan los horarios

Cuando te dicen que la entrada es a las 9 de la mañana y la salida a las 6, ignóralo por completo. Eso nunca pasa.

Todos siempre llegan a las 9:30 o 10; ¿y la salida? Prepárate todavía más: nunca, pero nunca vas a salir a las 6. Tal vez sí a las 6:30 o a las 7 de la noche… ¿8? Claro, también existe esa posibilidad. ¿Bomberazo? Sí, muy divertido a las 11 pm.

Por lo que una vez que te entrevistes para aplicar por una chamba, no preguntes por los horarios; a nadie le importan.

via GIPHY

Siempre habrá alguien nefasto

Pensaste que al llegar a un nuevo trabajo habría personas dulces y amigables. Pues… ¿cómo te explico? ¡No! Eso no pasa tampoco.

En toda oficina hay alguien nefasto que siempre te quiere perjudicar, a quien le caes mal, te hace comentarios de pésimo gusto y que si te ve fuera de la oficina no te va a saludar.

via GIPHY

Pide más dinero

Siempre pide más dinero del que te ofrecen. Sí, sí lo tienen, sólo que no lo quieren soltar. Te dicen una cantidad para que de ahí no te bajes, pero la realidad es que debes exigir más porque no sabes si te van ascender pronto o peor aún, valorar tu chamba.

via GIPHY

Poner límites

Ojalá hubieras puesto tus límites desde el principio. Ahora abusan de ti y te hacen trabajar horas extra… las cuales no te pagan; ya ni siquiera hablemos de los fines de semana. Y si sólo te quejas con tus compañeros pues ahí se va a quedar. No te dejes.

Aprende a decir que no. Sólo así van a entender que no estás a su disposición las 24 horas del día y aprenderán a respetar tu espacio fuera del trabajo.

via GIPHY

Las promesas nunca te las cumplen

No importa lo que te prometan, jamás lo verás realizado.

Te dirán muchas cosas para que no te les vayas; te van a prometer la luna y las estrellas, pero éstas nunca las tendrás en tus manos. Así que cuando te digan que van a traer más gente para ayudarte, ríete y tómalo con buen humor.

via GIPHY

No existe lo de “sólo nos tardamos 15 minutos”

Cuando son las 6:30 de la tarde y estás por irte, te dicen que van a hacer una junta rápida y te aplican la de:  “Es rápida, nos tardaremos a lo mucho 15 minutos”.

Obvio eso nunca sucede. Son las 9 de la noche y sigues ahí.

via GIPHY

A nadie le importas

Oops… triste realidad. Esa es la verdad. No importa que el negocio se esté cayendo o que esté a nada de estar en bancarrota. A tu jefe no le importas… ¿cómo te va a liquidar? ¡Quién sabe!

¿Quieres prestaciones? Olvídalas, estas nunca van a llegar, más si las pides y exiges. Jamás te van a escuchar. Al menos eso es lo que se vive en “algunas” oficinas… claro, NO TODAS, eh.