Esta es la guía que necesitas para evitar pagar la mitad si comiste menos que los demás

03 July 2017

Seguro que alguna vez te ha pasado que en uno de tus muchos intentos por llegar a fin de mes sin la soga al cuello, has ido a comer con tus amigos y no te has pedido el plato que más te apetecía, sino el más barato. Y apostamos el precio de la comida a que también, por mucho que hayas intentado ahorrar en tu cuenta particular, a alguno de tus acompañantes se le ocurrió la brillante idea de pagar la comida a mitades, para ahorrar problemas.

Tú has comido menos y te corresponde pagar menos, pero, ¿qué hacer cuando todos están de acuerdo en dividir la cuenta y pagar a partes iguales?

Según Diane Gottsman, experta en protocolo y autora del libro “Etiqueta moderna para una vida mejor”, la solución está en ser franco con los demás, incluso antes de que llegue el momento de pagar.

Por ejemplo, si tus acompañantes van a pedir una botella de vino (que siempre encarece las comidas), tú tendrías que decir: “me encantaría acompañarlos, pero esta vez voy a pedir por separado”, dejando claras tus intenciones. Otra alternativa es dejar claro que tu situación económica no se permite grandes lujos. Hazlo de manera sutil y siempre con amigos, pues en otras circunstancias quedaría como algo de mal gusto.

También puedes decirle al camarero, en privado, que tu pedido lo cobre por separado. La discreción es importante y de ella dependerá que tus comensales no se sientan molestos con la iniciativa. Si no, antes de que llegue la cuenta puedes hablar y decir que no vas a pagar los excesos del resto. Ahora bien, cuando la factura esté sobre la mesa ya será demasiado tarde y de mala educación intentar cambiar las cosas.

La clave de todo está en la sinceridad y en ser consecuente con las posibilidades de cada uno. No hay nada malo en pedir pagar cada uno su parte, pero siempre habrá de hacerse con la suficiente antelación para evitar incomodidades.