Guía para sobrevivir a una boda a la que no querías ir

11 July 2017

Con el verano las bodas se multiplican y tus excusas para dejar de asistir a ellas se reducen. Si no consigues huir a tiempo, te recomendamos que eches un vistazo a este tutorial de escape.

Lo primero es ver qué grado de afinidad te une a los contrayentes

Nosotros te recomendamos asistir a enlaces familiares de primer y segundo orden, compañeros del trabajo actual y buenos amigos. Los demás, prescindibles.

Un papel fundamental lo juega la distancia y los días de fiesta

Cuanto más lejos, peor, y cuánto más tiempo, más sufrimiento. Procura participar sólo en bodas cortas y de relativa cercanía.

Engaña siempre a alguien para ir

Nunca, bajo ningún concepto, vaya solo a una boda. Se te harán eternas, serás víctima de ‘a ver para cuándo’ y no encontrarás huida por ti solo. Ir con alguien te permitirá mitigar las penas.

Además de serte útil para huir

Siempre se puede recurrir al ‘es que Manolita trabaja mañana o es que a Paquita le duele la cabeza’.

Ten cuidado con el alcohol, no sólo porque emborrache

Demasiado alcohol nubla el juicio y es posible que además te pegue una resaca fina. Además serás demasiado sincero como para acabar huyendo.

Lleva siempre coche

No caigas en la trampa del transporte público o te verás anclado a una fiesta en la que no quieres estar.

Si lo que quieres es salir huyendo y aún así hay que alojarse en una ciudad distinta, lo mejor es que busques uno de los hoteles menos concurridos

No te arriesgues a quedarte atrapado entre los amigos del novio o los primos de la novia.

Maneja bien los tempos

Si la boda es por la mañana haz acto de presencia al límite de la misa. Si es por la tarde noche, igual, además procura desaparecer en las sombras sin hacer ruido.

No te despidas de todo el mundo, esto implica, novios, padres de estos y algún amigo cercano

O te verás arrastrado a una espiral de ‘¿pero ya se van?’. Sí, ya nos vamos. Y cuanta menos gente se entere, antes nos iremos.

Y sobre todo, nunca, nunca, compartas gastos o coche con otra pareja

Dale valor a tu independencia y a tus horarios y sal corriendo a las primeras de cambio antes que alguien te pueda hacer cambiar de opinión.