No estás bajando de peso mágicamente, en realidad es por estrés

19 May 2017

Por creencia popular siempre hemos pensado que el estrés psicológico nos vuelve propensos a engordar por el aumento de cortisol, pero un estudio demuestra todo lo contrario.

Aunque haya gente que adelgace en sus momentos de mayor saturación mental, lo normal es engordar por el aumento del cortisol (la hormona del estrés). Aún así, un estudio de la Universidad de Nottingham, publicado en Experimental Physiology, confirma que algunas personas sí pueden adelgazar cuando sufren de estrés. ¿Por qué?

Porque el estrés psicológico leve activaría la grasa buena, responsable de crear calor en nuestro cuerpo gracias a la quema de calorías, y este calor es mayor en personas sometidas a estrés, por lo que su aumento casi se duplicaría.

Además, a raíz de este estudio, se ha demostrado que las personas con un IMC (Índice de Masa Corporal) bajo son más propensas a producir mayor grasa buena y, por tanto, a seguir bajando de peso.

Este estudio también se ha encargado de dejar claro y patente que en todo momento se habla de un estrés leve y no crónico que sí ocasionaría daños en cuerpo y mente en las personas.