Qué hacer cuando ese hombre con el que saliste jamás te volvió a llamar

31 January 2018

Salieron, te gustó y esperabas con ganas al menos ese mensaje de texto que pedía por una segunda cita. Esperaste por un tiempo y nunca llegó. ¿Qué se hace ahora?

Engánchate a una serie

Hay momentos en los que, lo mejor para no pensar mucho es empezar una serie que te haga entretenerte un poco o incluso echarte unas risas. Ojo con la que te pones, no vayas a acabar peor, pero mira a ver cuál tiene menos tramas románticas o con cuál vas a estar a carcajada limpia.

O éntrale a los libros

Si no eres de series y necesitas refugiarte en un libro, puede que esta sea la ocasión para retomar las lecturas pendientes. Ya que esa persona ha decidido desaparecer, no abandones las cosas que sí merecen la pena.

Desahógate

Sí, sal con tus amigos y despotrica a gusto. Pero no te recrees mucho con la situación. Al final acabarás quemada tú y quemando al resto con el tema y no viene bien darle vueltas al asunto. Primero porque no vas a encontrar la respuesta; segundo porque tus amigos tampoco, y tercero porque si por fin conseguiste salir con tus amigos o con una amistad que hace mucho no ves, lo último que se merece el desaparecido es acaparar la charla.

Haz una lista de tareas por hacer

Organízate y empieza a convertir la semana en la cosa más productiva del mundo. E incluso, puede que sea ocasión para ponerte a la orden con los recados, los quehaceres y añadir a la lista cosas nuevas por hacer o por querer hacer. Marcarte objetivos y cumplirlos. Esa sensación que te devuelve el “Me amo, carajo”.

Ve al gimnasio

A ver, sinceramente, que quien dice “gimnasio” dice salir a correr y quien dice salir a correr, dice salir a dar un paseo con una amiga y quien dice salir a dar un paseo, se puede convertir en arrasar en el ZARA con tu hermana. Pero sal, muévete, haz algo. Aunque mejor es hacer algo de ejercicio para soltar toda la adrenalina e ira acumulada. No estés todo el rato ni con la serie que acabas de empezar ni encerrada en los libros. Y si vas a hacerlo, hazlo para mimarte.

Organiza el próximo viaje

Agarra a tus amigas o amigos y plantea hacia dónde les encantaría hacer una escapada. Y aquí viene lo interesante: háganla. Déjense de “hay que…” y organiza el viaje con el que se te va a quitar la tontería en dos segundos. Tener un plan divertido y que emocione a corto plazo, anima mucho. Piensa que si estuvieras con esa persona, no harías este viaje con tus amigos, así que al final, habrá que darle las gracias y todo.

Déjalo ir

Haz lo que quieras. No te pongas la serie, no leas el libro, no te vayas al gimnasio o no organices el viaje de tu vida, pero lo que NO DEBES HACER, es seguir poniéndote en contacto con esa persona. Por tu orgullo, tu amor propio y tu sensatez. Si él ha decidido desaparecer de una manera tan ruin, no seas tú la que vaya detrás como si no tuvieras nada mejor que hacer.