Razones por las que el “Shaky Shaky” de Daddy Yankee fue lo mejor que nos pasó en 2016

22 December 2016

Todos sabemos que 2016 fue un año para el olvido. Y si debemos rescatar algo, sería sin dudarlo el “Shaky Shaky” de Daddy Yankee. Aquí nuestras razones.

7 Porque nos recuerda al “reggaeton del viejo”

Aquel ser humano que no guste del “reggaeton del viejo” en una buena peda, no tiene alma. Siempre se agradece ese “pre” nostálgico antes de “La calle de las sirenas”.

6 Porque nos dio un baile estúpido

Sí, tal vez no lo necesitábamos, pero parece que los movimientos que nuestro cuerpo hace al escucharla ya vienen en nuestro ADN. ¿Terremoto? Terremoto.

5 Porque nos comprobó lo que nos dijo Niurka

No, en definitiva: Ninel Conde no es vedette. El “Bombón Asesino” no baila.

4 Porque es la música que merecemos

Claro. Los hits de 97.7 son la música que merecemos por ser unos terribles habitantes del mundo. En 2016 fuimos lo suficientemente malos como para merecer esta canción.

3 Porque provocó varios vídeos que se agradecen

Eso sí. Desde el vídeo oficial en el que nos pusieron la muestra de cómo se debe bailar el “shaky”, surgieron algunos vídeos que el público masculino agradece. Los más especiales sólo desactivan el audio y se disponen a disfrutar.

2 Porque representa lo que fue 2016

Muy similar a un punto anterior. Es lo que merecemos, porque en 2016 fuimos la peor representación de nosotros mismos. Si tuviéramos que poner un soundttrack a 2016, esta encabezaría el playlist.

Maldad, poca creatividad, incongruencia, abuso de nuestro lado estúpido y malos cortes de cabello. Todo en uno.

1 Porque tiene ese horrible elemento que no nos hace odiarla

Odiemos el reggaeton o no, la canción cumple. Así seas un metalero que recién regresó de quemar iglesias en Noruega, tu cuerpo comenzará a moverse al beat y ritmo del “shaky, shaky, shaky; Tú la ves, como hace lo suyo, tú la ves”. Es algo que aún la ciencia no ha podido explicar.