Razones para volver a ver ‘Moonlight’

29 March 2018

Y no lo decimos sólo porque ganó el Óscar a mejor película (claro, después de unas cuantas controversias), si no porque es de esas pelis que tienes que ver por su simple temática, que va desde la drogadicción y homosexualidad, hasta tópicos raciales y de cultura.

Miami

Primero que nada, la ciudad donde se lleva a cabo Luz de luna (nombre en español de la película) es Miami, Florida. Todos esperaríamos ver ese aspecto de farándula, calor, chicas en bikini y mucha playa. Moonlight nos muestra, quizá por primera vez, el lado oscuro de Miami y su marginación.

También te puede interesar: Quentin Tarantino cumple 55 y aquí están las películas con las que nos ha impactado

Barry Jenkins

Jenkins es el director y también escritor de la película. Justamente el cineasta ganó un Óscar por mejor guión adaptado de la obra In Moonlight In Moonlight Black Boys Look Blue.

Barry plasma a la perfección todo los temas bruscos que la película relata, porque él fue uno de esos jóvenes que vivió marginalmente en Liberty City, con su madre que vivió y luchó contra la drogadicción.

Es una película de amor

Aunque el perfil de Moonlight maneje temas rudos y fuertes, el hilo conductor de toda esta producción es el amor, que se expresa a través de distintas eras que relatan la vida del protagonista, Chiron.

Ni un sólo personaje de origen caucásico

Toda la película se integra por personajes de color; jamás verán a una persona caucásica.

Brad Pitt tras bambalinas

Brad Pitt no aparece en la película, pero su compañía productora Plan B Entertainment la produjo. Todo se dio a partir de una reunión del actor con Jenkins, quien consiguió parte de los fondos para llevar a cabo esta cinta.

Óscar musulmán

El actor Mahershala Ali es musulmán y es el primero de esa religión, en ganar un Óscar. Toma eso Trump.

LGBT

Moonlight es la primera película con historia totalmente LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y personas Transexuales) en ganar un Óscar a mejor película.

Filmación

Moonlight se filmó en 2015 y en sólo 25 días durante los meses de octubre y noviembre, del año mencionado.