Por esto es que todos los días deberías sentarte a escribir lo que es bueno para ti

18 July 2017

Ya sea escribir en un formato físico o en un blog, escribir diariamente tiene unos beneficios físicos, cognitivos y emocionales que los expertos respaldan.

Gillie Bolton, investigadora del King’s College de Medicina y Arte de la Universidad de Londres, afirma que “aumenta la confianza en uno mismo, se potencian los sentimientos de autoestima y motivación para la vida”.

Además, escribir diario hace más fácil entender las situaciones difíciles de asimilar emocionalmente. Ayuda a “pasar página”. “Escribir diario aumenta la capacidad de autocuración del organismo. Quienes escriben en un diario superan antes procesos infecciosos y cicatrizan antes las heridas” dice la investigadora.

Según un estudio realizado por la Universidad de Texas (EEUU), escribir reduce el estrés, refuerza la autoestima e incluso puede mejorar el funcionamiento del sistema inmunológico.

Escribir supone un momento diario de reflexión y autovaloración de las decisiones tomadas y acciones realizadas, de modo que uno se conoce mejor a sí mismo, asume sus errores y se gratifica por sus aciertos.

La psicóloga Jennifer Delgado afirma que es de vital importancia dejar escritos los momentos difíciles y negativos y describirlos en detalle pues “facilita un cambio de perspectiva en la comprensión del problema y en la vivencia del mismo”.

Un consejo es usar afirmaciones en vez de preguntas. Por ejemplo, escribir “soy demasiado impaciente” y tantearnos, ver cómo nos sentimos respecto a la afirmación.

Por último, los expertos coinciden en que para que esta rutina sea beneficiosa tiene que ser totalmente veraz y fiel a nuestra percepción, sentimientos y opiniones.