Cómo identificar si eres víctima de acoso laboral en tu trabajo

11 January 2018

Lo que debes saber es que el acoso laboral es un delito, y si crees que lo puedes estar sufriendo deberías tomar medidas. Pero, ¿cómo puedes estar seguro de que sufres acoso laboral?

El primer paso es saber identificar cuándo nos sentimos mal porque no nos gusta nuestro trabajo, o porque nos cae mal el jefe y los compañeros, de cuándo nos están acosando laboralmente.

Si te sientes así por el simple hecho de tener que ir a trabajar, debes empezar a analizar las situaciones concretas que vives a diario para saber si pueden considerarse acoso laboral. Aquí las claves para entender este problema y ayudarte a identificar qué es acoso laboral y qué no lo es.

No es acoso laboral

El acoso no debe confundirse con situaciones comunes y frecuentes que se viven en un lugar de trabajo, como por ejemplo:

  • Tener un mal día en la oficina
  • Tener un jefe o un compañero un poco “molesto”
  • Tener una “bronca” o conflicto puntual con algún compañero o jefe; es importante identificar si son puntuales y que no sean broncas en las que se falta al respeto o insulta
  • Tener una temporada de mucho trabajo
  • Estar estresado
  • Trabajar en un ambiente conflictivo

Sí es acoso laboral

Es acoso cuando se identifican comportamientos por parte de un jefe o compañero de persecución continuada y persistente.

  • Dejar a la persona sin nada que hacer o asignarle trabajos sin valor para acusarla después de falta de rendimiento o pereza
  • También es común agobiar y sobrecargar de trabajo a una persona de manera sistemática o reducir los plazos de entrega para forzarla al fracaso de los objetivos que se le han marcado
  • Amplificar y dramatizar de manera injustificada errores pequeños o intrascendentes
  • Controlar aspectos de su trabajo de forma malintencionada para intentar “cazar” a la persona
  • Destruir la confianza del trabajador criticando sistemáticamente y de manera destructiva su trabajo o menospreciando lo que hace
  • Deteriorar deliberadamente el rendimiento laboral de una persona o inducirla a cometer errores, por ejemplo, modificando el trabajo a realizar o sus responsabilidades sin decirle nada
  • Destruir la reputación personal o profesional de una persona mediante calumnias o poner a sus compañeros de trabajo en su contra para aislarse
  • Aislar al trabajador, o hacerlo “invisible” y reducir sus posibilidades de expresarse o comunicarse con jefes y el resto de compañeros
  • Interrumpir continuamente impidiendo expresarse y avasallando a la persona
  • Maltratar verbalmente mediante amenazas, insultos o gritos
  • Atacar las convicciones de la víctima o su vida privada