Cosas que aprendes únicamente si tienes un negocio y fracasas

09 January 2018

Cuando se tiene un negocio y algo sale mal, el mundo se nos viene abajo y creemos que no hay manera de salir.

Pero la realidad es distinta, se puede salir y tomar todos esos errores que llevaron al fracaso para hacer algo mejor. Así funciona la vida, no hay de otra.

Debes hablar de él de manera natural

¿Qué fue tu fracaso? Eso, un fracaso. No hay razón para encontrarle otro nombre o alguna otra definición.

Se debe hablar de él con total naturaleza y honestidad.No hay por qué evitar el tema, esto muestra que aprendiste del fracaso y te has hecho una persona fuerte en el tema.

Incluso cuando buscas un nuevo financiamiento o una inversión de parte de algún grupo no temas en contarlo, demuestra que eres fuerte.

A veces el fracaso es inevitable

Aunque nos gustaría que no fuera así, parece ser que así son las cosas y no nos queda de otra.

Es un golpe duro el fracasar, pero aquel dicho de “las cosas pasan por algo” aplíca directamente al ser emprendedor.

Duele en el ego, nos creemos un fraude, sentimos vergüenza, nos sentimos fracasados y nos podemos llegar a atorar en ese estado. Ahí radica el error.

Por más que creas que había manera de evitarlo, algún error debías cometer para aprender la lección y mejorarlo.

La culpa es de uno

Pueden ser muchas las causas del fracaso de tu negocio, lamentablemente todas llegarán a ti.

Si fue por un mal maneja del contador, tú contrataste a ese contador. Si la competencia se ganó a todos tus clientes, entonces no estabas ofreciendo lo correcto o fallaste en el estudio de mercado.

No hay que buscar pretextos, ser emprendedor se trata de asumir el reto y las consecuencias de nuestros errores para poder mejorar en futuro.

No cualquiera puede con un negocio, si ya lo hiciste y fracasaste, mejoralo.

Analizar

Muy ligado al punto anterior, debemos aprender a analizar y retroalimentarnos para buscar qué fue lo que pasó.

Se debe buscar y buscar hasta encontrar la respuesta real a nuestro error. Considerar los factores que pudieron contribuir y aquellos que te pudieron ayudar a llevar mejor el barco del negocio.

Hay que darse el tiempo adecuado para reflexionar y que el error sirva de escuela.

El fracaso no es mas fuerte que tú

Cuando fracasas en un negocio tienes de dos opciones, quedarte tirado esperando a que alguien te pueda levantar (cosa que no pasará) o te levantas y comienzas algo nuevo y no te das por vencido.

Ese justamente es el error de muchos, igual que en una relación amorosa, termina y pasan su vida lamentándose, qué perdedores.

Fue un fracaso, no la muerte. Esto tiene solución y debes buscarla.

Buscar alternativas

Una vez que el fracaso te arruinó una parte de tu vida y has comenzado a ser una persona emprendedora de nueva cuenta, debes poner en práctica todas esas conclusiones.

Mejora la productividad, amplía las relaciones comerciales, gana clientes en temporada baja, busca nuevos canales, presenta algo innovador. Tú sabrás, pero justo eso en lo que fallaste tiene una alternativa positiva que debes poner en marcha.

El fracaso es parte del negocio

Hay quien lo dice de manera romántica para no herir los sentimientos al fracasar, se puede leer por muchas partes, pero siempre intentando ser algo bello y positivo.

Y aunque parte de la realidad del fracaso es muy diferente porque sufrimos, nos sentimos basura y es un agotamiento físico y mental, la otra parte indica que realmente es algo positivo.

Sólo es cuestión de buscar hasta sacarle ese lado, de no dejar de luchas hasta encontrarlo porque ahí está.