Da una gran impresión en tu nuevo trabajo sin decir una sola palabra

09 May 2018

“Nunca se tiene una segunda oportunidad para hacer una primera impresión”.

Todos estamos familiarizados con esa frase, y la razón por la que resiste la prueba del tiempo es porque, para bien o para mal, es precisa.

Mientras que no somos unas estrellas de rock, tenemos la tarea un tanto difícil. ¿Cómo dar una buena primera impresión y no arruinar la forma en la que se nos percibe? Para ayudarte, dejamos estos componentes que te ayudarán a sorprender a todos desde el principio.

1. Proyectar un aire de confianza y positividad

Cuando entras en un evento de networking o una reunión individual, quieres parecer positivo y confiado. Pero en lugar de simplemente decirte algo tranquilizador pero vago, como: “¡Eres increíble!” Recuerda un momento específico en el que lograste algo importante. Puede ser cuando diste una gran presentación o negociaste con éxito una cosa significativa.

Esta es una gran manera de sentirse fabuloso y realmente creer que está a la altura de la tarea o evento. Mantén la sensación de éxito en tu mente y todo se irá dando.

2. Toma en cuenta tu postura

Una mentalidad positiva definitivamente debe hacer que te mantengas más alto, pero hay aún más cosas que puedes hacer con tu postura para hacer una gran primera impresión.

También te puede interesar: Estrategias perfectas para publicar vacantes

Para los principiantes, mantén los hombros cuadrados con la persona con la que estás hablando. Si se le da la espalda, das la impresión de que sólo estás parcialmente metido en la conversación. Del mismo modo, omite la temblorosa “pierna Elvis”. Esa famosa inquietud hace que parezcas como si necesitaras encontrar un baño o estás ansioso para hacer una escapada rápida.

Los hombres (y las mujeres, también) pueden beneficiarse de colocar sus omóplatos hacia atrás y dejar caer los brazos a los lados. Esto le ayuda a verse natural y relajado.

El lugar en el que te encuentras es también importante. Quieres parecer abierto e interesado sin llegar tan cerca que invades el espacio de tu nuevo conocido y abrumarlo. Nadie quiere ser identificado como “el cercano-hablador”.

3. Haz una declaración con tu ropa

Debido a que tu ropa hace una declaración visual, vas a querer estar seguro de que estás enviando el mensaje correcto. Cuando se trata de vestir profesionalmente, debes tener en cuenta tres “A”: apropiada, autorizada y auténtica.

Antes de vestirte, piensa: ‘¿Qué nivel de vestido se espera de mí ?’ Ser autoritario está en los detalles. Quieres lucir pulido. ¿Has estado en el sastre? ¿Es tu dobladillo la longitud correcta? ¿Algo en tus dientes? Haz un minucioso chequeo de mamá.

La autenticidad es tu oportunidad de añadir toques de lo que realmente eres, así que no la dejes de lado.

¿Qué colores te gustan? y ¿Qué haces los fines de semana? Eso se puede reflejar en tus joyas, corbatas, o incluso calcetines. Tus piezas específicas en el outfit son una manera de transmitir tu autenticidad y dejar que tu personalidad brille a través de ella.

4. Recuerda que los ojos lo tienen

Debido a que tus ojos transmiten tu esencia, ahí es donde quieres que la mirada de un nuevo contacto se asiente.

Cuando alguien se enfoca en tus ojos, son capaces de ver quién eres, conectarte con tu ser auténtico y confiar en ti.

Párate frente a un espejo de cuerpo entero. Cierra los ojos durante cinco segundos. Ábrelos. Lo primero que veas deben ser tus ojos. Si no lo es, es porque algo que llevas puesto es demasiado distractor, y necesitas hacer algunos cambios.

5. Perfecciona tu apretón de manos

Todo el mundo está de acuerdo en que un apretón de manos firme es visto como una muestra de carácter y fuerza, y añadir un giro a ese saludo tradicional puede mejorar esos sentimientos positivos. Simplemente dando la vuelta a la de tu conocido, así que estás de palma a palma con la tuya en la parte superior, es un pequeño movimiento de energía, y uno especialmente recomendado para las mujeres.

El cierre de dos manos puede sentirse demasiado íntimo, especialmente cuando se conoce por primera vez a alguien, pero esto es algo sutil que se puede tener en cuenta cuando se quiere afirmar tu poder.