Esto es lo que tienes que dejar de hacer para ser alguien exitoso en su trabajo

01 November 2017

Y no es que no hayas sido exitoso antes, pero puedes mejorar. ¿Cómo lo sé? Por esto.

Ya sea en tu chamba, con tu familia o hasta en tus hobbies… la cosa puede mejorar.

Procrastinar

Y hasta puedes hacerlo de forma inconsciente con tal de no hacer lo que tienes que hacer.

Algunas partes de tu trabajo puede que no seas divertidas, pero tienen que hacerse, y piensa que el hacerlas es el medio para un el fin que buscas, que es el éxito.

Deja de pensar que aún no “estás listo”

¿Y cómo sabes cuándo lo vas a estar? Nunca… eso es un hecho. Hasta que no te otorgues confianza, te la creas y lo intentes. Y también piénsalo… ¿quién te prepara para grandes cosas en la vida? ¿Alguien te preparó para ser papá? No esperes el momento, sólo hazlo.

Deja de quejarte

Dejar de quejarte que no tienes las mismas oportunidades que los demás, sería un gran paso para comenzar a crear esas oportunidades que siempre esperaste. Además, es muy cansado quejarse.

No quieras hacer todo tú solo

No seas orgulloso. Cuando a ti no se te ocurre algo, a alguien más sí y viceversa; todo eso se puede conjuntar para un buen trabajo en equipo y un gran fin común.

Si eres emprendedor, sabrás que hacerlo todo tú solo ya es difícil; no quieras empeorarlo.

Comprar cosas que no necesitas

Así de fácil… deja de consumir lo que sabes que en una semana vas a guardar y dejar ahí arrumbado sin que nadie lo pele.

¿Quieres comprarte una computadora nueva? Sí, es bonito hacer eso y seguro va a brillar, pero la que tienes aún quizá tiene arreglo. Quizá ese dinero que usarías en una nueva pueda ser para actualizar la que ya tienes y ponerle cosas de más que te sean de utilidad.

Compararte con los demás

Cada quien es diferente; si te comparas con los demás, sólo vas a tener decepción. No pienses en lo que tienen las otras personas; al contrario, ve qué es lo que hicieorn para llegar a dónde están. Quizá puedas ahorrarte mucho con sólo seguir sus pasos adecuados y tomarlo más como una inspiración que como un rival.