Grandes estrategias para vivir mejor y ser más productivo

21 December 2017

¿Qué es todo lo que haces en un día? Analízalo. Quizá sea levantarte, desayunar, irte a trabajar, comer, trabajar, irte a tu casa y cenar. ¿Es todo? Ok. Ahora piensa si tu día fue productivo o no. ¿Estás a gusto con tu vida y con lo que tienes?

Sea cual sea tu respuesta, hay formas para que aumentes tu productividad y vivas mejor, y eso lo deja ver el sitio Under 30 Ceo, donde ante todo sugiere total atención a todo, y a partir de eso se pueden derivar dos estrategias para que tu trabajo hable mejor de ti y además logres plenitud en tu día a día, sea cual sea la situación.

¿Cómo lograr todo eso? El sitio promueve atención total, concentración. ¿Cómo lograrlo? Lectura. Leer un libro por ejemplo, requiere de un enfoque absoluto y sin distracción alguna porque si la hubiera, no entenderías la novela, historia o didáctica de ese libro, ¿cierto?

Una vez que sabes que la lectura te puede ayudar a mejorar, hay dos estrategias:

* Leer a corto plazo – Acelerar tu velocidad de lectura actual

Compra o toma un libro que sea nuevo para ti, del que no sepas nada. Además de eso, consigue la versión de audio de esa misma obra. Siéntate a leer y escucha el libro al mismo tiempo. Esto hará que tu rapidez para leer se agilice notablemente.

Sigue las palabras del audio en las páginas del libro; de preferencia hazlo con una pluma. Esto va a obligar a tu cerebro a fortalecerse luego del conocimiento adquirido.

También te darás cuenta que no sólo estás usando un elemento con el mismo contenido, si no dos: audio y lectura, por lo que tu sentido de la audición y visión están activos y en uso, con total atención. Tu cerebro absorbe más rápido el material. Eso sería hiper-concentración y sirve de lujo para marketing y negocios de carácter económico y manejo de dinero.

* Leer a largo plazo – Tranquiliza tu mente para lograr mayor atención

Son varios estudios científicos que señalan que la meditación te hace ser una persona con mayor atención en las actividades que practicas.

Mediante esta estrategia logras que tu respiración se conecte con tu pensamiento. Cuando algo te llegue a la mente, sólo di en voz alta “acabo de tener un pensamiento y es interesante. Ahora me enfocaré en mi respiración”. Sí, literal. Eso hará que prestes total atención en lo que pensaste, y con la práctica tu concentración se irá fortaleciendo.

Todo lo anterior suena sencillo. La clave está en uno mismo: enfocarse para comenzar todo lo anterior. Ya sea que quieras elegir primero la estrategia a largo o corto plazo, lo esencial es elegirla de acuerdo a ti y conforme sepas que te va a ser más sencillo de acuerdo a tu personalidad.