La ciencia te dice que para trabajar y rendir más en tu oficina, necesitas descansar

19 June 2018

En las últimas décadas, entrenadores han dejado los días de descanso en el itinerario de los atletas más rigurosos. Estos no son sólo periodos de inactividad, son días de descanso programados que harán que los atletas se vuelvan más fuertes, afilen sus habilidades y consoliden la memoria de los músculos.

Resulta que el descanso juega un papel similar en la vida laboral, los descansos adecuados hacen que recargues energía mental y física perdida durante tus horas de oficina. Estos periodos estimulan la creatividad para las personas que su trabajo se enfoca en la creatividad sean más productivos mientras trabajan menos horas.

Podría parecer autodestructivo en la economía de rápido movimiento, hipercompetitivad y global, donde no nos podemos dar el lujo de perder nuestro empleo. Tras décadas de investigación de neurocientíficos y psicólogos, se demuestra que las personas que se separan mentalmente del trabajo los fines de semana, toman vacaciones y tienen pasatiempos serios son más exitosos, les va mejor en su carrera, son más saludables, tienen menos estrés y viven más.

También te puede interesar: Tipos de jefes que no quieres tener en ningún trabajo

Las personas creativas activan en su cerebro la modalidad “red de modo predeterminado” que explora ideas, trabaja en problemas y prueba soluciones sin su participación o esfuerzo consciente. Los científicos piensan que las personas creativas cuando trabajan duro por periodos determinados de descanso activan esta red y deja al subconsciente creativo trabajando en problemas mientras que descansan y se recuperan.

Debes de tomar jornadas fuertes de trabajo con largas caminatas y siestas por la tarde. Esta práctica hace que caminar afloje tu mente y aumente la creatividad, mientras que las siestas crean un espacio entre el sueño y la vigilia donde prosperan las nuevas ideas.

Un gran número de estos trabajadores son también serios deportistas, muchos escalan, corren o nadan, la concentración exigente y el ejercicio mejora la capacidad del cuerpo para satisfacer la necesidad constante de oxígeno y energía del cerebro. Al igual que sirve para despegar la mente, al parecer el riesgo físico parece estimular la audacia intelectual.