Esto es lo que debes hacer si quieres que las presentaciones de tu trabajo sean las mejores

11 April 2018

Si tu trabajo demanda el hacer presentaciones, deberías tomarle más importancia, pues el hablar frente a una audiencia es un privilegio bastante aterrador. Tienes la atención de un grupo de personas y la oportunidad de conseguir un impacto directo en sus vidas (y potencialmente en sus futuros). Sigue estos consejos para dar buenas presentaciones.

Cuenta buenas historias

Piensa sobre las historias que puedes contar que son interesantes pero que también incluyen una lección. Todos tenemos historias que contar, ¿pero resonarán en tu audiencia? ¿Se podrán relacionar con ellas? Si tienes soportes visuales (como una presentación en PowerPoint) conviértelos en acompañamientos de tus historias.

También te puede interesar: Cualidades que destacan a un emprendedor exitoso

No leas en tu presentación

Ya sea de tu laptop o de notas escritas. Sabemos que hablar en público es algo que produce nervios; pero recuerda que aceptaste hacerlo. Así que dales a las personas el respeto que merecen. Practica tu presentación y conoce a profundidad sobre lo que estás hablando. Si de pronto te pierdes, está bien que de vez en cuando des un vistazo a tu presentación, pero lo peor que puedes hacer es sonar como un robot en el escenario.

No abuses de las estadísticas ni de las citas

Hemos visto esto muchas veces: Alguien se pone al frente para hablar de un tema interesante, y en lugar de brindar su perspectiva, su presentación está llena de estadísticas de otros sitios web y frases de otras personas. Sí, puedes respaldar tu discurso con estadísticas y citas si es necesario, pero es mejor ofrecer información novedosa y tus propias percepciones. Sin saberlo, las personas encontrarán grandes citas de tus pláticas que ni tú sabías que eran dignas de recordarse.

La audiencia teme a las preguntas y respuestas

Si quieres dejar espacio para preguntas y respuestas, debes estar preparado a que nadie levante la mano. Piensa, ¿cuándo fue la última vez que preguntaste algo después de una presentación?

Puedes pedir que vayan haciendo preguntas durante la presentación. Si no lo haces, al final de tu presentación puedes indicar que habrá tiempo para preguntas y respuestas y que si nadie alza su mano, empezarás a hacerte preguntas al azar como: Calzo del 9. Me encanta el queso. Y lo siento, no soy soltero. Quizá no te sientas cómodo haciendo algo así, pero realmente funciona. La audiencia a veces sólo necesita un empujoncito.

Sé tú mismo

Sabemos que esto suena obvio, pero es muy importante que lo recuerdes. Conforme más intentes actuar como alguien que no eres, más podrán ver las personas a través de ti. Cuanto más actúes como tú mismo, más confianza tendrás y es más fácil que la audiencia se relacione contigo.