Lo que tienes que hacer si estás cansado de estar sentado todo el día en la oficina

06 March 2018

A menos que tengas un trabajo que te obliga a estar en constante movimiento, lo más probable es que pases la mayor parte del tiempo en el que no corres, sentado en la oficina, en el tráfico, viendo tele en el sofá, etc. Te tengo algunos consejos para mantenerte activo mientras estás en la oficina.

Abandona la silla e incorpora la pelota de estabilidad

Pasar muchas horas sentados en una silla puede afectar diversos grupos musculares de la espalda, piernas y glúteos. Cambiarla por una pelota de estabilidad va a ayudar a evitar que esto suceda y, por la menor comodidad de esta, te verás forzado a levantarte más frecuentemente de lo que lo harías en una silla. (¡Y ese es el punto más importante!)

Recuerda caminar

Coloca una alarma cada 20 minutos y levántate de tu escritorio y camina, por ejemplo, a buscar agua para tomar. Busca actividades que puedas hacer de pie, como por ejemplo hacer y contestar tus llamadas telefónicas.

También te puede interesar: Ejercicios que deberías hacer para aprovechar tu tiempo libre de la oficina

Nuestro último consejo es realizar algunos de los siguientes ejercicios (¡o todos si te sientes con ánimos!):

– Respiración Diafragmática: De pie, inhala profundamente. Exhala suavemente buscando que tu ombligo toque tu espalda. Aguanta esta posición durante 3 o 4 segundos, dejando que la exhalación sea lenta. Vuelve a inhalar y repite esto 10 veces.

– Sentadillas con la Silla: Sentado sobre la silla, levántate hasta despegarte un poco de la silla. Mantén esa posición durante 3 segundos. Termina de levantarte y regresa a la posición inicial, sentado. Repite 16 veces.

– Estiramiento de Espalda: De pie, extiende tus brazos sobre la cabeza. Lleva tus palmas hacia el techo y arquea la espalda ligeramente. Respira profundamente mientras haces la extensión.

– Elevación de Piernas: Sentado en la silla, con tus pies posados sobre el suelo, eleva la pierna (no el muslo) hasta que quede completamente derecha desde la cadera hasta el pie. Eleva hasta nivel de la cadera. Debes sentir el ejercicio en el cuádriceps. Haz el mismo ejercicio con la pierna contraria. Repite 16 veces.

– Estiramiento Cruzado: Sentado con la espalda derecha, cruza la pierna derecha sobre la izquierda, apoyando el tobillo derecho sobre la rodilla izquierda. Sujeta la rodilla derecha con la mano izquierda y estírala para estirar el glúteo. Una vez sientas ese estiramiento, mantén esa posición durante 1 minuto y cambia de pierna.

– Activación de Pantorrillas: Ubica unas escaleras. De pie, apoyándote sobre los dedos de los pies (dejando el talón fuera del escalón), elévate desde los dedos del pie hasta que el talón esté a nivel del escalón. Pausa en esa posición y baja suavemente hasta donde puedas. Repite 20 veces.

– Flexor de los tobillos: Sentado en la silla, con los pies apoyados en el piso y manteniendo el talón sobre el suelo, eleva los dedos hacia ti. Ahora, lentamente, apunta tus pies lejos de ti. Repite 15 veces con cada pie y, al terminar, mueve los pies de manera circular u de derecha a izquierda (10 veces en cada dirección).