Lo que tienes que saber antes de agregar a tu jefe en Facebook

07 March 2018

Jefes hay de todos los tipos: aquellos que establecen una distancia mortal en la que el eco puede tardar una eternidad en volver a ti y aquellos que nos tratan con familiaridad y nos hacen parte de su vida. En el intermedio están las relaciones cordiales y los ambientes más relajados o más rígidos que compartimos según nuestra línea de trabajo.

En una era digital resulta más que normal agregar a nuestras diversas redes a una cantidad infame de extraños que probablemente nunca volveremos a ver y que si nos cruzamos por la calle no nos detendríamos a saludar. Parece entonces lo más normal agregar a nuestros jefes… ¿o tal vez no?

También te puede interesar: Guía para ser el jefe más cool en la historia de cualquier oficina

Como ninguna historia en este mundo es igual a otra, aquí te dejamos una serie de pros y contras para que consideres si quieres a tu jefe en tu vida digital o si mejor te limitas a la relación uno a uno que comparten en el ámbito laboral.

Pro: Si tus redes sociales están llenas de tus hobbies e intereses es la oportunidad perfecta de mostrarle a tu jefe que tu vida fuera del trabajo es bastante transparente y sana.

Contra: Si por el contrario eres de esos que cae fácilmente en aquello de “beber y publicar” y dejas evidencia de tus travesías nocturnas hasta que la borras al otro día presa de la vergüenza, es mejor que pases de agregar a tu jefe. Mejor que siga creyendo que las ojeras del lunes son producto de ese “insomnio fatal” que tanto te aqueja.

Pro: Puedes sacar provecho de tu nueva amistad y mostrar una dosis extra de espíritu de equipo compartiendo actualizaciones referentes a la empresa y a tu trabajo. Puede ser una forma de reafirmar indirectamente tu nivel de compromiso.

Contra: Si optas por esta movida debes estar consciente de que algunos de tus seguidores empezarán a considerarte spam puro y duro. También puede que tu jefe considere que estás tratando de impresionarlo demasiado o que simplemente no lo note y pierdas tu tiempo y esfuerzo.

Pro: Si tu ambiente de trabajo es relajado, tu jefe no cree en las jerarquías tradicionales y ha demostrado un interés por ti a nivel personal, puede ser la forma de incrementar la camaradería entre ustedes e imprimirle mayor vínculo al trabajo.

Contra: Si en cambio tu jefe ha demostrado a leguas que pone una barrera entre su vida personal y su rol en la oficina no necesitamos decirte que es mejor que te mantengas alejada/o del botón de “agregar”. No confundas la cordialidad con la amistad.

Pro: ¿Te cae bien tu jefe? Es probable entonces que ver sus publicaciones te inspire y te nutra de alguna manera.

Contra: ¿No soportas a tu jefe? ¿Entonces por qué querrías ver sus fotos del fin de semana con la bruja de su esposa o el idiota de su esposo y leer cuanta sandez se le pase por la cabeza?

Y si no quedaste convencida/o con estos argumentos y aún tienes tus dudas, te dejamos una guía práctica para sobrellevar esta situación.

– Si tu relación es puramente profesional y los intereses que comparten son de este ámbito, la red para privilegiar es Linkedin.

– Si te interesa saber lo que piensa sin quedar sujeto a un nivel de compromiso o exposición demasiado alto, Twitter es la mejor opción.

– Si es una relación relajada, cercana y algo personal puede pensar en agregar a tu jefe a Facebook. Finalmente, siempre te queda la opción de jugar con la privacidad de tus publicaciones.

– Añade a tu jefe a Instagram sólo si tienes las plena certeza de que no es problema para ninguno de los dos ver momentos y estéticas mucho más personales de cada uno. Finalmente, las relaciones laborales pueden desembocar en grandes amistades.