Malos hábitos que te delatan como un adicto al trabajo

23 January 2018

Obsesionarse con el trabajo te puede acarrear un riesgo psicosocial difícil de erradicar. Si no te has identificado todavía, aquí van cinco malos hábitos de ser adicto al trabajo que ponen en jaque tu salud.

Dormir poco o directamente no dormir para arañar más horas de trabajo, es el mayor riesgo al que sometemos a nuestra salud: obesidad, falta de concentración y atención e irritabilidad.

Comer en nuestro puesto de trabajo o de camino para no perder tiempo es otro riesgo, ya que tendemos a consumir mucha comida rápida rica en grasas, sodio y calorías.

Abandonar la vida social o nuestras actividades ajenas al trabajo para seguir concentrados en lo laboral, hace que seamos más propensos a la obesidad y a la depresión.

Trabajos arduos requieren momentos de relajación, como el deporte, y no hacerlo aumenta nuestro nivel de estrés, ansiedad y tensión, física y mental.

Trabajar incluso estando enfermos es otro rasgo perjudicial para la salud, además de no darnos cuenta de nuestra falta de productividad al estar indispuestos y de la dependencia que generamos.