Para ser emprendedor tienes que aprender a hablar en público. La ciencia te dice cómo

25 June 2018

Aunque todos te digan que es muy fácil, nadie jamás lo reconocerá: Hablar en público es una de las tareas más difíciles, estresantes y extenuantes de la humanidad. Así de sencillo.

Piénsalo. Desde que estabas en la primaria o secundaria, pasar al pizarrón era un episodio bastante terrorífico; primero porque todos tus compañeritos te iban a ver y quizá, reírse de ti. ¿Segundo? Exponer una presentación, ya en vida adulta y frente a tu cliente, es todavía más angustiante; tu trabajo depende de ello.

La estadística dice que tres de cuatro personas temen hablar en público. Pero calma, la ciencia está de tu lado pues algunos psicólogos desarrollaron una serie de intervenciones para ayudarte a mejorar, quitarte el miedo y, al contrario, impresionar a todos.

También te puede interesar:  ¡Es verdad! una oficina bien diseñada puede ayudar a tu equipo de trabajo

Tu lenguaje corporal

Mientras estés al frente trata de mostrar confianza. ¿Se dice fácil? Lo sé, pero esto se remedia con una buena postura, no te jorobes, párate derecho y mantén tu cabeza firme. Una buena respiración profunda junto a lo anterior, te dará esa posición de liderazgo que buscas.

Escribe tus miedos

Sí, te da miedo hablarle a un grupo, ¿pero cómo hacer para comenzar a acabar con ese temor? Una forma de empezar a hacerlo, antes de llevar a cabo tu presentación, es sentarte tranquilamente en un lugar cómodo y escribir lo que más miedo te da. Sácalo todo en un pedazo de papel.

Dale la importancia a tu público y no a ti

Según el autor Beverly Flaxington, mientras más énfasis des a la gente a la que le hablar, a tus escuchas, menos énfasis tendrás sobre ti. Esto quiere decir que pocos se van a fijar en cómo te ves, cómo suenas, etc.

Piensa en ser exitoso

Esa frase de “ya me vi” es totalmente cierta; te la tienes que creer. Según el profesor de psicología Sian Beilock, debes pensar en lo que quieres decirle a tu público y no en lo que NO quieres decir, porque si lo piensas demasiado, es posible que pase lo que no querías que pasara.

Que tu presentación sea corta

Algunos estudios han comprobado que las personas que hablan en público, comienzan a desconcentrarse luego de 10 o 20 minutos. Si tu presentación es muy larga, date unos descansos; y eso no quiere decir que te vayas a echar al sillón, si no más bien plantea unos momentos de humor y listo; salte del tema un ratito.