Pasos para ser productivo y terminar todo lo que no quieres hacer en el día

09 January 2018

Por mucho que desees dejarlo todo para embarcarte en algo nuevo, o simplemente un proyecto laboral más interesante, tienes que dedicarle tiempo a todas esas cosas con las que no disfrutas tanto como te gustaría.

Tu productividad y tu felicidad se verán estancadas si no eres capaz de quitarte de en medio todas esas pequeñas tareas. Muchas de estas labores son fáciles y rápidas, pero si dejas que se acumulen vas a hacer un mundo de algo que era básicamente nada. Aquí van unas pautas para cambiar estos malos hábitos.

Cualquier trabajo interesante conlleva tareas tediosas, es inevitable

Si afrontas las tareas con negatividad, probablemente acabes fracasando. En vez de pensar en ellas con desdén, realízalas con gratitud. Incluso las tareas más emocionantes incluyen una cierta cantidad de bagaje administrativo.

Es necesario ser consciente de que afrontar la burocracia, rellenar formularios e incluso contestar emails, son solo los medios para llegar al fin, para lograr el éxito en el trabajo del que tanto disfrutas.

Para lidiar con las cosas que no disfrutas, planea las tareas de forma estratégica

Empieza por realizar un balance del día. Optimiza tu tiempo sin quemarte en exceso. Lo más fácil es establecer una lista de las cosas que tienes que hacer y agruparlas según su similitud. Después dedica aproximadamente 25 minutos a la primera tarea, o simplemente a establecer las tareas. Descansa 5 minutos, recarga tu batería y vuelve al ataque. Trabaja durante cuatro intervalos de 25 minutos y después descansa 20. Realizando las labores de este modo, empleas un 75% de tu tiempo en trabajo y un 25% en descanso.

Realiza las tareas más tediosas en primer lugar

Quítate de en medio la peor parte del trabajo a primera hora de la mañana. Puede ser que estas tareas sean las que más creatividad requieran, o simplemente las que más odies. Es menos probable que te sientas fatigado o frustrado a primera hora, y tus niveles de autocontrol serán más altos.

Realiza las tareas por bloques de similitud

Si utilizas este método, será más rápido y eficaz cumplir con tus objetivos, ya que lo harás de forma más o menos automática. Por ejemplo, dedica cierta parte del día solo a contestar llamadas, otra parte a mirar emails, y así con todos los bloques. El modo multitarea es raramente más eficaz que la atención a una sola labor.

Piensa en la recompensa que conlleva un trabajo bien hecho

Siempre has de tener en cuenta qué vas a obtener cuando termines el trabajo. Puede que tengas en mente unas vacaciones, o simplemente algo que desees desde hace mucho tiempo. Si afrontas las tareas de este modo, serás más feliz y acabarás convirtiendo las labores en un juego en el cual quieres ganar.

Pero lo más importante de todo es tener en cuenta la siguiente cita de Edward Young:“La procrastinación es la ladrona del tiempo”

Deja las tareas de lado solo va a suponer un aumento en el tiempo que vas a necesitar mañana para realizarlas. Cuando afrontes tus responsabilidades con una actitud positiva, conseguirás hacerlas de forma más eficiente y tendrás más tiempo para las cosas que realmente amas.