Por esto es que si no te concentras en la oficina puedes culpar al que se sienta a tu lado

11 September 2017

¿Alguna vez has notado cómo reubicarte en una sala de conferencias cuando justo te sientes desmotivado? Eso puede ser porque en esos entornos, todos los demás a tu alrededor también están trabajando.

De acuerdo con un estudio publicado por el Psychonomic Bulletin and Review, no poner todo el esfuerzo es contagioso. Cuando una persona está trabajando duro, la gente a su lado también ejerce más esfuerzo mental, incluso si sus tareas son diferentes y más fáciles de lograr. Los resultados afirmaron que el esfuerzo es altamente contagioso.

Esta conclusión probablemente tiene sentido para ti, aunque sólo sea en un nivel subconsciente. Si eres el tipo de persona que necesita un compañero para mantenerse en el ritmo, ya sabes del poder del compromiso.

¿Por qué no utilizar este conocimiento a tu ventaja cuando te sientes distraído? El efecto psicológico de posicionarse cerca de alguien que está enfocado es lo que anima a la gente a ser productivo en conjunto, a pesar de que el trabajo real es independiente.

Por lo tanto, la próxima vez que necesites de una última ráfaga de energía y concentración para terminar el día de trabajo, considera alejarte de la holgazanería de tu compañero que aún no se decide qué comprar en línea y ve con alguien que está claramente absorbido en un proyecto. La idea es que tu enfoque comience a salir con ayuda del resto.