Si tu trabajo solo te estresa deberías hacer esto para seguir con tu vida

10 October 2017

Cuando se trata de salud mental, hay muchos problemas que debemos afrontar al día de hoy. Sin embargo, muchas investigaciones actuales apuntan a cómo estos problemas son debido al lugar de trabajo y a las cuestiones relacionadas con el empleo.

Una de cada 10 personas ha tenido que dejar un trabajo debido a un problema de salud mental, mientras que la misma proporción ha tomado días libres o ha sido incapaz de trabajar debido a un problema de salud mental en el último año.

La investigación disponible sugiere que las compañías y las empresas no están lidiando con esto brillantemente – sólo el 8% de los responsables de la toma de decisiones de negocios sienten que dan suficiente apoyo para ayudar a sus empleados que sufren de problemas de salud mental.

Estos son algunos consejos informados sobre lo que puedes hacer para cuidar de ti mismo.

Sé consciente de tu respiración

La forma más fácil de hacer un cambio que funciona en cualquier lugar es pensar en tu respiración. Cuando respiras, esto acelera el corazón. Cuando exhalas, el corazón se ralentiza. Ve a un lugar tranquilo durante tres minutos y concéntrate en respirar bruscamente (menos de un segundo) y luego exhalar lentamente (más de cinco segundos). Es simple y eficaz.

Cuida a tus colegas de trabajo

Si estás a cargo de otras personas, parte de tu trabajo es tener un debido cuidado de ellos, independientemente de cuál sea el trabajo. El bienestar del lugar de trabajo debe ser una prioridad para todas las organizaciones, sin importar su tamaño, sector o qué época del año sea.

Fomentar este tipo de ambiente es, en última instancia, mejor para las empresas.

Adapta tu comportamiento a tu entorno

Lo que te ayudará a relajarte en el fin de semana puede no ser apropiado para el lugar de trabajo, e incluso puede ser contraproducente en algunos aspectos. Trata de ser consciente de cómo lo que estás haciendo impacta en ti mismo, y modera tu comportamiento en consecuencia.

Observa lo que realmente te está molestando

Tal vez tu trabajo no es realmente el problema. Podría ser el lugar donde te sientes estresado, pero es posible que el trabajo sólo esté provocando algo más – una memoria vieja, una mala experiencia u otra área de preocupación.