*

Para ser parte de 7boom necesitas iniciar sesión.
Si no tienes cuenta

Con tu mail

REGÍSTRATE CON TU MAIL O USANDO FACEBOOK O TWITTER

Con tu mail

Quiero recibir el newsletter


Acepto Términos y Condiciones

ERROR: Tu nombre/mail/contraseña es incorreecto/a
VERIFICA TU MAIL

Te mandamos un mail a para verificar tu dirección, por favor haz clic en el link para continuar.

EDITA TU PERFIL

CAMBIA TU FOTO
DE PERFIL,
SUBE UNA DESDE UN LINK O DESDE
TU EQUIPO
SUBE UNA FOTO

TÉRMINOS Y CONDICIONES

AVISO DE PRIVACIDAD

szdxfv

GUARDAR EDICIÓN BORRAR TODO

¿Estás seguro que deseas eliminar este boom?

ELIMINAR NO ELIMINAR

7 BOOM

search searcho
Humor

Brutal Tontent

Publicado el Martes, 30 de Agosto 2016.

GIF DE GATO LAVANDO SU ROPA A MANOGIF DE GATO LAVANDO SU ROPA A MANOGIF DE GATO LAVANDO SU ROPA A MANOGIF DE GATO LAVANDO SU ROPA A MANOGIF DE GATO LAVANDO SU ROPA A MANOGIF DE GATO LAVANDO SU ROPA A MANOGIF DE GATO LAVANDO SU ROPA A MANOGIF DE GATO LAVANDO SU ROPA A MANOGIF DE GATO LAVANDO SU ROPA A MANOGIF DE GATO LAVANDO SU ROPA A MANO

66 comentarios
7

Diecisiete hectáreas de pura diversión

Cuando fuiste a pedir informes, no paraban de mencionarte que la UIC estaba dentro de 17 hectáreas donde todo estaba distribuido estratégicamente para tu comodidad y conveniencia. Diecisiete hectáreas de pasto, cemento, árboles e inclusive un lago con patos. ¡Sí, con patos! Y aún así tú siempre estabas en la cafetería.

6

Una de chicharrón prensado con queso y un boing…

Algo maravilloso de la UIC era la comida, y específicamente las quesadillas del kiosko, que eran preparadas por cinco maravillosas madres de familia que tenían a sus hijos en el Centro de Autismo y aportaban ese dinero a dicho lugar. Sí, de repente eran medio sangronas, pero no podemos negar que sus quesadillas eran algo importante de tu día. Al igual que esos antojitos, las tortas de milanesa, papas a la francesa y tostadas de tinga eran de las cosas favoritas.

5

El famoso toquecito del kiosko

Todos escuchamos sobre esto, muchos inclusive lograron desmentir la leyenda. El kiosko era el lugar ideal para irte a echar un toquecito antes de cualquier clase y, si te sentías con suerte y te veías muy vivales, tenías chance de encontrarte un regalito por debajo de las piedras.


(universidad verde, if you know what I mean)

4

La leyenda urbana de los moteles con descuento

Si bien la UIC no se jactaba de tener muchos alumnos, las prestaciones para ellos eran grandes y maravillosas. Durante cuatro años escuché una gran cantidad de veces sobre el descuento que te hacían los hoteles de la cuadra por ser alumno la universidad, y aunque nunca conocí a nadie que hubiera vivido la experiencia (#NiñaBien) los rumores de que era cierto nos perseguían todos los días.

Tengo todo el morbo por saber si tú sí fuiste.

3

La chela de la tarde

De esos sí no había muchos; no era como el TEC que había 5 bares en la misma cuadra y todos hasta su madre con música de Lu y chelas a 10 varos. En la calle de la UIC había uno que se llamaba VOR HAL en el que tenías 2x1 si mostrabas tu credencial de la UIC (¿ves? grandes prestaciones) y ahí, a las 6 de la tarde, estaba atiborrado de todos los alumnos que estaban hasta su madre echando el bailongo con la música típica de Coapa (ay, ya sabes cuál).

2

Juguemos dominó

¡“La UICend, qué buena onda” o “uy, nunca vas a hacer nada”, y aunque puedo asegurar que no todas las carreras funcionan así, sí hubo gente echando la ficha todo el día, TODO EL DÍA, de 9am a 3pm.

Ok, ok tal vez no estaban (des)vestidos así, pero cuando vi esa imagen me acordé de esas buenas épocas.

1

Se acabó el semestre, ¡traigan a los mariachis!

Y sí, maravillosamente, siempre que una generación se graduaba aparecían los mariachis más desafinados de la ciudad tocando las canciones que tú querías cuando tú las querías ¡y no sólo eso! Tenías toda la oportunidad de empedar en las instalaciones (cabe mencionar que no existía el permiso, pero todos lo hicimos) fueras el graduado o no, podías pasearte por la explanada, el estacionamiento o afuera de tu edificio con tu Azteca bien fría o tu cubeibi. Soy testigo de cajuelas abiertas con la música a todo volumen, hielera, ron, Coca Cola y gente bailando en el estacionamiento celebrando que se acabó un año más y, si te quedabas hasta tarde, podías ver como el piso del estacionamiento se adornaba con condones usados. (OMG!)

66 comentarios

CRÉDITOS

Foto de portada

Otros

COMENTARIOS: