7 Cosas que los padres de mente fuerte no hacen con sus hijos

26 March 2019

Nadie te prepara para tener hijos. Puede que te cuenten anécdotas, experiencias, que te compartan consejos y tips pero repito, NUNCA, va a ser lo mismo para nadie. Quizá hayan sentimientos similares pero hasta ahí. Y como es que cada quien educa a sus niñxs radicará simple y sencillamente en los padres. Hay algunos de mente fuerte y otros no pero si eres de los primeros, entonces esto te va a interesar.

Los padres de familia que entrenan el cerebro de sus hijos para que le den significado a la vida, felicidad y éxito entonces evita estas cosas.

También te puede interesar: La forma en que Ariel Winter se ejercita y pierde peso es muy hot

No condonan la mentalidad de víctima

Que tu hijo no sea incluido en el equipo de futbol o que repruebe una materia no lo hace una víctima. Fracaso y cosas injustas son parte de la vida. En vez de permitir berrinches, padres con mentalidad fuerte hacen que sus hijos conviertan sus debilidades en fortalezas. Les ayudan a identificar formas positivas a pesar de las circunstancias.

No son padres de culpa

Sentimiento de culpa pueden llevar a una larga lista de estrategias nada sana de los padres como ceder a un berrinche. Papás de mentalidad fuerte saben que aunque la culpa es incómoda, es tolerable. Se rehusan a que la culpa los haga tomar malas decisiones.

No permiten que sus hijos sean el centro del universo

Puede ser tentador hacer que tu vida gire alrededor de tu vida pero los niños que creen que son el centro del universo, crecen absorbidos por si mismos y con derechos. Los padres de mentalidad fuerte les enseñan a sus hijos a concentrarse en lo que tengan que ofrecerle al mundo.

No dejan que el miedo rija sus decisiones

Mantener a tus hijos a salvo afecta a su desarrollo, esto es como tenerlos protegidos de todo sin que les pase nada. Los padres de mentalidad fuerte se ven a si mismo como guías y no protectores.

No les dan poder a los niños

Hay niños que deciden qué es lo que la familia va a cenar o que casi casi organizan todo un fin de semana. Eso es darles poder en vez de ser iguales. Esto ni siquiera es sano para ellos.

No esperan perfección

Altas expectativas son sanas pero esperar demasiado de los niños va a ser contraproducente. Padres de mentalidad fuerte reconocen que sus hijos no van a ser buenos en todo. En vez de presionarlos a ser mejores que todos, se concentran en ayudarlos a convertirse en mejores versiones de si mismos.

No dejan que sus hijos eviten la responsabilidad

Nunca verás a un padre de mentalidad fuerte decir “No quiero hartar a mis hijos con tareas y responsabilidades. Niños son niños”. Proactivamente les enseñan a sus hijos a tomar responsabilidad por sus elecciones y les dan tareas apropiadas para su edad.