Así viví una prueba de covid-19 por sospechoso de tener el virus (maigaa!)

27 November 2020

Así viví ir a hacerme una prueba de covid-19 por unas molestias que traigo. Esas simples “molestias” me hacen un caso sospechoso. ¡Oh mi Dios!

La pandemia está con todo en México y nadie está exento de enfermarse de este virus que lleva en el país desde hace varios meses, además el estar en una temporada tan cambiante en cuanto al clima se refiere, la cosa empeora. Justo y en este momento no sé si mis síntomas son producto de eso o de plano del covid-19, por eso es que fui al doctor tan pronto los detecté.

También te puede interesar: Los tapabocas de luchadores que necesitas para la cuarentena

Estando en el doctor de Farmacias San Pablo (de a 50 pesitos la consulta) me checaron y vieron que por tiempos de pandemia y mis cuadros sintomáticos entonces calificaba como paciente “sospechoso” de coronavirus.

En la sala de espera del consultorio había más gente, por lo que el doctor me dijo que esperara dentro del consultorio (ambos teníamos cubrebocas, por supuesto) y salió a avisarle a los demás que desalojaran el lugar porque yo era el “sospechoso”. De inmediato todos se fueron, salí y ya no había nadie… ¿Que si me sentí como el apestado? Obvio. Más aún cuando tuvieron que desinfectar todo el consultorio y sala de espera, etc. En fin… me dieron un tratamiento y además me dijeron que era imprescindible hacerme la prueba.

Advertisement

¿Cuáles son mis síntomas? Problemas para respirar y tos. No he tenido fiebre o dolores de cabeza ni tampoco cuerpo cortado, pero como ya sabemos en todos se nos puede manifestar distinto.

Son varios los lugares donde puedes hacerte esa prueba de Sars-CoV-2. Hay laboratorios económicos y otros no tanto; busqué en los económicos y hacer cita es casi imposible. Todos los horarios están abarrotados y es muy difícil encontrar horario inmediato.

Cerca de mi casa hay un kiosco de los que el gobierno de la CDMX acaba de instalar para hacer pruebas gratuitas. Ayer fui al doctor y tras salir de la consulta busqué y no encontré citas para la prueba en ningún laboratorio pero hoy temprano me lancé a uno de esos kioscos.

Primero que nada pensé… “¿y si no lo tengo y voy a hacerme la prueba y me expongo a ahora sí agarrar el virus por la gente que no sabe que lo tiene pero sí lo tiene?”.

Así mi cabeza.

Pero ni modo, había que tomar el riesgo y no sólo por uno mismo sino por no estar contagiando gente, familia, amigos, etc (aunque claro está, es mejor quedarse en casa).

Pensé “va a haber mucha fila, me voy a tardar años y todo por no querer pagar una prueba de poco más de 3 mil pesos en un hospital fifí”. Así estaba:

Pero fue todo lo contrario. En este centro de atención que estaba al aire libre había poca gente (todos con cubrebocas) y por suerte todos mantenían sana distancia. El equipo de trabajo del gobierno de la CDMX fue muy profesional, todos ellxs protegidxs de pies a cabeza. La atención fue rápida y en todo momento informaron con trípticos o bien con indicaciones como:

– Luego de hacer la prueba uno debe retirarse de inmediato porque el lugar es un foco de infección de altísimo riesgo.
– Advirtieron que el hisopo que se introduce en la nariz da una sensación muy pero muy molesta. Además de eso va otro hisopo en la garganta.
– No había que estar platicando ni nada por el estilo.
– Estar preparado con todos los datos necesarios: nombre y dirección completa, teléfono, etc. Y esto lo recalcaron mucho porque al uno no saberse su teléfono o dirección (lo sé, había quiénes no se los sabían), entorpecía todo y alentaba el procedimiento.

Al final me aventé una media hora… hacer fila, registrarme con mis datos y la prueba que, en efecto, fue muy molesta por ese hisopo que me aflojó todo el moco y me hizo estornudar por mucho tiempo.

Ahora bien… los resultados. Estos no salen sino hasta dentro de 6 o 7 días hábiles, lo cual quiere decir que si me la hice hoy 26 de noviembre sabré si tengo covid-19 hasta por ahí del 7 de diciembre. ¿Estoy preocupado? Sí y no porque he estado tomando todas las precauciones aunque uno nunca sabe donde se puede agarrar el virus. ¿Muero por saber si lo tengo o no? No. Mis síntomas no son agudos pero ante todo hay que tomar medidas.

De momento me estoy cuidando y en aislamiento, tomando líquidos con mucha vitamina C y algunos medicamentos que me recetaron. ¿Me siento bien? Sí.

CuídenseN mucho, amigxs. Es mejor evitar toda esta incertidumbre y drama covidero.

Pues así mi día. ¡Hasta el huev… digo, hasta luego!

Advertisement