*

Siempre que contestamos el teléfono decimos “¿bueno?”. ¿Pero pooooor? Acá te contamos cómo es que utilizamos esta palabra al levantar el auricular.

decimos

El origen de esta manera de responder una llamada telefónica se remonta a tiempos del porfiriato.

También te puede interesar: Los tapabocas de luchadores que necesitas para la cuarentena

¿Por qué decimos “bueno” al levantar el teléfono y contestar? Esta tecnología llegó a México durante el porfiriato entre 1876 y 1911. La primera línea telefónica privada fue entre el Palacio nacional y el Castillo de Chapultepec.

Cuando se expandieron las líneas telefónicas en México primero sucedió en la Ciudad de México y luego en los estados al interior de la República. Después llegaron las famosas centralitas, que eran mujeres que unían a dos usuarios a través de una operadora que los enlazaba con un cable y dos clavijas.

Al momento del enlace, las operadoras preguntaban “?el enlace es bueno?”. Después eso se fue acortando por la gran cantidad de llamadas que llegaban a diario por sólo un “¿bueno?”. Y fue así que se mantuvo para siempre.

Su trabajo no era nada sencillo; en su mayoría eran adolescentes y el reglamento hacía que vistieran de blusa blanca y falda negra, recibían multas muy altas si llegaban tarde y se les prohibía tener contacto con personas del otro sexo.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.