Estos son los gastos que debes dejar de hacer si realmente quieres ahorrar

23 October 2017

Nos encanta ser sociales y caer bien, así que hacemos gastos que no necesitamos, pero con el fin de no estar solos y quedar bien, los aceptamos. Luego nos cae el veinte y nos damos cuenta del estúpido gasto que acabamos de hacer, pero así es la vida y parece no tener fin este problema.

Pagar MUCHO DINERO por un boleto para un concierto que no te gusta

A muchos les ha pasado que viene alguna banda o se acerca la fecha de un festival y entre conocidos, comienzan a ármar el plan de ir.

Tú no tienes idea de qué bandas estarán o qué toca el grupo que te dicen, pero te prometen desmadre y diversión. Vas y terminas siendo una oveja que sólo sigue al rebaño con una cerveza en la mano.

No es tu música, no es tu ambiente y desperdiciaste tu dinero.

Ir a comer a un lugar que no quieres

Sabes de lo que hablamos. En algún momento de la vida a la hora de la comida tú pretendías ir por tu McTrío del día o al Burger King por la hamburguesa gratis, etc. La vida te pone a los demás diciendo que irán a un lugar donde tus $100.00 pesos no alcanzan.

Ahí estás, comiendo lo que tú no quieres y por lo que pagaste el mismo precio que un combo grande de tu cadena de comida rápida favorita.

Prestar dinero

Nunca falta el conocido o amigo que te pide dinero prestado. Tú ya tienes tu dinero contado o destinado, luego aparecen aquellos y te piden los ayudes.

Si te nace prestar, eres un fiel y leal seguidor de Jesucristo. Si lo dudas, no quieres prestar ese dinero, pero sabes que quedarás como un “satánico” sin alma y tienes que ceder.

Aplíca desde los cinco pesitos.

Ir al antro y gastar mucho en pocas bebidas

Los de la oficina se pusieron de acuerdo para ir a cotorrear al salir el viernes por la noche. Para tu mala suerte, quieren ir al lugar más caro que hay para tus posibilidades económicas.

Tienes que ir a gastar dinero que no tienes en tres simples bebidas o cooperar para las botellas. Tu dinero poco a poco se escapa y no hay nada que puedas hacer, pues si rechazas la invitación, quedarás como la persona que siempre se abre y que no es parte del grupo, pero si aceptas ir; tienes que gastar porque no puedes decir que no tomas porque te recuerdan tu episodio en la cena de navidad.

Hacer todo lo que tú no quieres hacer

Se puede tratar la ida a un juego de fútbol, a tomar unas cervezas después de la jornada laboral, el ir a un centro nocturno, el entrarle a la quiniela o el comprarle algo a la que vende cosas por catálogo.

En sí, se trata del miedo a la crítica.Gastar para que nadie emita un juicio sobre ti . Cuando haces esto, pierdes tu poder iterno y dejas que los demás influyan en tus decisiones. Un asco.