*

Tenemos seguro que un día nos vamos a ir, pero no sabemos cuando. Con estos malos hábitos, estamos ganando un boleto para salir lo antes posible.

No desayunar

Esto provoca que se pierda un nivel importante de azúcar y proteínas, afectando gravemente a la función cognitiva y a la capacidad de aprendizaje.

Consumir azúcar en exceso

Su función en el cuerpo será evitar la correcta absorción de proteínas, esenciales para el sano funcionamiento cerebral.

Tener malos hábitos alimenticios

Según una investigación de Proceedings of the National Academy of Sciences, el tener una buena dieta activa los genes de la longevidad y permite una mejor conexión neuronal.

Estresarse y airarse

Toda situación que conduzca a un desequilibrio mental puede generar un endurecimiento de las arterias del cerebro. Esto, con el tiempo, reducirá la capacidad de concentración y de ingenio.

Dormir poco

Después de un estudio del University College London, con 5.431 personas, se llegó a la conclusión de que dormir menos de 7 horas no permite la reproducción adecuada de las células encargadas de la formación de la mielina, material necesario para la transmisión de los impulsos nerviosos a lo largo de las neuronas.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.