Formas de mejorar tu vida (sin renunciar a tu trabajo y viajar por el mundo)

30 October 2018

El aburrimiento de tu vida diaria (y con eso me refiero a la rutina del trabajo, transportación, etc) puede ser muy pesado. ¿Qué necesitas para que algo cambie en ella? Algunas personas creen que deben vender su auto, su casa y todo lo que tienen para irse de viaje por todo el mundo, ¿sí en serio? ¿Y cuando regreses?

Hay formas de mejorar en la vida y crecer de manera personal pero no por eso tienes que hacer locuras, por eso aquí te damos algunos tips o consejos para que no renuncies a tu trabajo… al menos todavía.

También te puede interesar: La rutina de ejercicio de Ariel Winter es bastante hot (y la amamos por eso)

Olvídate de lo que piensen de ti

Deja de preocuparte por lo que la gente a tu alrededor (trabajo, amistades, familiares, extraños, etc) vayan a decir, opinar o a pensar de ti. Nada de eso va a afectar lo que hagas. ¿Necesitas su aprobación?

Lo mejor que puedes hacer es examinar el impacto en ti de las opiniones de otras personas… y puede ser una opinión cualquiera sobre una opinión cualquiera.

Aprende a manejar tus emociones negativas

Identifica qué tanto te enojas cuando alguien se entromete en tus límites. No tienes que explotar cuando algo simplemente no te gusta. Aprende a describir tus emociones, esto de acuerdo a un estudio de la UCLA, dice que por solo hacerlo vas a tranquilizar el centro emocional de tu cerebro.

Siéntete cómodo contigo mismo por resolver un conflicto

Lo que consideres un desacuerdo en realidad es una oportunidad para fortalecer una relación y también una oportunidad de reafirmar tu autenticidad.

No te quedes con resentimientos o furia, porque eso también puede impactar en tu sistema de defensas, tu cuerpo lo puede padecer.

Deja ir el querer controlar lo que no puedes controlar

Creer que puedes estar en control de como otras personas deben comportarse no solo es una forma de sentir resentimiento, si no que también te puede alejar de los demás. Cuando se trate de controlar situaciones, si algo no te sale como esperabas, haz otra cosa. Siempre hay opciones.

Deja de echar culpas

Quizá tu infancia no fue lo que esperabas y eso te dejó con algunos problemas, pero nadie tiene el derecho de vivir una vida llena de culpa.

Ocúpate y encárgate de de tus decisiones. Cambia la palabra “culpar” por “responsabilidad”. Ten la habilidad de responder con integridad hacia ti mismo. En otras palabras, sé proactivo.