Tips de nutrición para esta temporada de cenas navideñas

04 December 2020

Para que no te pase como cada año que llegas a enenro con algunos kilos extra, te traigo tips de nutrición de los expertos en el tema.

Tips de nutrición

 

 

Lograr un cuerpo sano no es imposible. Se requiere de una alimentación adecuada a la edad, peso, condición de salud y estilo de vida, la práctica constante de ejercicio y el compromiso por mantener buenos hábitos como el consumo de agua, dormir entre 7 y 8 horas al día y evitar los excesos. Para muchos, la pandemia mundial transformó el estilo de vida y dificultó mantener estas prácticas. Sin embargo, no todo está perdido. Ya que la alimentación es parte fundamental del objetivo de un cuerpo ideal, la plataforma de educación en línea Aprende Institute lanzó una serie de eBooks gratuitos sobre nutrición y bienestar, y comparte las siguientes recomendaciones para lucir, sentirse bien y aumentar el bienestar en este cierre de año y como buenos hábitos para el siguiente: 

 

  1. Planea un menú semanal: Cuando no planeas tu alimentación, inviertes tiempo extra cada día al pensar qué preparar, realizando compras y cocinando. Si organizas un menú semanal
    Advertisement
    , puedes enfocar estos esfuerzos en uno o dos días donde cuentes con más tiempo, ahorras dinero y evitas consumir comida exprés con nulo aporte nutricional. 

 

  1. Reduce el consumo de grasas: Si excedes su consumo, puede ocasionar enfermedades cardiovasculares, inflamación, cáncer, diabetes, Alzheimer, deterioro de la visión, depresión y trastorno bipolar. Ocupa métodos de preparación como a la parrilla, asado, al horno, hervido o al vapor. Evita los guisos empanizados y capeados; sustituye quesos, crema y mantequilla por cottage, requesón o yogur natural bajo en grasa. 

 

  1. Reduce el consumo de azúcares: El consumo elevado de azúcares se relaciona con mayor índice de masa corporal, padecimientos como la obesidad, hipertensión, diabetes y daños en los riñones y el corazón. Para disminuir su consumo, aumenta la ingesta de fruta como postre, toma agua natural en lugar de bebidas endulzadas, evita los productos que aporten más de 10 g de azúcar por porción. Evita el consumo de dulces, pasteles y alimentos procesados. 

 

  1. Reduce el consumo de sal: Si bien es un nutriente necesario para que el cuerpo cuente con la conducción óptima de cargas eléctricas que estimulen el sistema nervioso, si se consume en grandes cantidades provoca daños en riñones, venas, arterias, infartos y accidentes cerebrovasculares. Acostúmbrate a no añadir sal extra a tus alimentos una vez preparados; reduce su uso en la cocina con ayuda de hierbas de olor, especias, cebolla, ajo, pimienta y ajonjolí; limita el uso de aderezos comerciales y alimentos enlatados y embutidos. 

 

  1. Da variedad a tus alimentos: Comer sano no es sinónimo de comer platillos aburridos y sin sabor. Consiente tu cuerpo y tu paladar integrando verduras, alimentos de origen animal, cereales, fruta, semillas y leguminosas. Fomenta el color en tus platillos, combinando ingredientes de tonos coloridos; combina platos calientes con otros frescos; utiliza los sabores dulces, amargos, salados y ácidos; incluye verduras y frutas de temporada y de tu localidad para que estén siempre frescas. 

 

  1. Integra una dieta vegetariana: Prueba la transición progresiva a una dieta sin alimentos de origen animal. Algunas ventajas de este estilo de alimentación y de vida son la disminución de riesgo de colesterol elevado, hipertensión, cáncer, diabetes, obesidad y enfermedades cardiacas. Recuerda que debes consultar a un profesional para adecuar esta dieta a tu estilo de vida y conozcas cómo sustituir las proteínas animales por las vegetales.  No se trata de convertirte en vegetariano (a menos que quieras), es reducir el consumo de ciertos alimentos y equilibrar tu dieta. 

 

  1. Valora tu progreso: No te des por vencido si en la primera semana se hace complicado, es un proceso gradual. Al comenzar nuevos hábitos, lo mejor es ir poco a poco. Ten en cuenta que las modificaciones a tu menú son progresivas, para evitar descompensaciones. 

 

  1. Alimenta tu mente: La nutrición a tu mente y bienestar emocional también es pieza clave para garantizar tu bienestar y evitar los momentos de estrés que pueden orillarte a abusar de los alimentos o sufrir depresión. Intenta opciones como la meditación mindfulness, que te ayudará a mantener el control de tus emociones, relajarte y canalizar tus energías. 

 

La nutrición de tu cuerpo no es algo momentáneo, es un estilo de vida para la salud que debes trabajar a diario y se debe acompañar de hábitos positivos que reduzcan los momentos de estrés y te permitan descansar adecuadamente. Nunca es tarde para empezar a cuidarse y aprender cómo darle lo mejor al cuerpo mientras alcanzas tus metas. 

 

 

 

Si eres indefinible tienes que vivir esta experiencia.

Advertisement