*

Es cuestión de gustos y depende de cada quien, pero con estas hay que ser honestos: son malas.

Les tenemos cariño por uno u otro motivo y curiosamente nos hemos reservado el verlas desde hace ya un largo tiempo. ¿Por qué? Porque sabemos que después de verlas, sabremos lo malas que son y nuestro corazón se partirá.