Amazon casi acaba con Best Buy pero así fue como logró salir adelante

22 April 2019

Conoce las tres decisiones que hicieron que Best buy saliera adelante frente a su más grande competidor, una tienda virtual.

Te puede interesar:
Mary, la tecnología que te solucionará la vida

En México las compras en línea aún no son tan fuertes como en el país que tenemos de vecino al norte, allá los hábitos de consumo son muy diferentes y nos llevan años de ventaja. Best Buy lo sabe bien, ya que fue una de las tiendas que casi sucumben en este cambio de hábitos en el que la gente dejó de ir a las tiendas para mejor comprar en línea.

Para vencer a competidores como Amazon, quien con precios bajos, envíos gratuitos y una infinidad de productos llegó para arrasar con las tiendas de cambaceo. Para sobrevivir, Hubert Joly, el recién nombrado CEO de Best Buy, en 2012, tomó 3 decisiones clave:

1.-Enfocarse en la gente:
Hubert Joly se daba su tiempo todas las mañanas antes de arrancar su día para visitar las tiendas, y de ahí los primero a lo que se dio a la tarea fue:

-Se repararon los sistemas rotos, como un motor de búsqueda interno que proporcionaba datos erróneos sobre qué productos estaban en stock.
-Restaurar un programa de descuentos para empleados
-Invertir mucho en la capacitación regular de los empleados.

2.-Convertir las debilidades en fortalezas:
Joly estaba bien familiarizada con la práctica del cambaceo, en la que los clientes entraban a una tienda para probar los productos antes de comprarlos en línea a los competidores. Por lo tanto, usó esa práctica para su ventaja, al establecer un sistema de ajuste de precios.

Este fue un movimiento audaz que los críticos dijeron que canibalizaría las ventas más caras. Pero la estrategia tenía sentido porque aprovechaba el hecho de que los clientes querían ver artículos caros como un televisor, un smart phone, etc. y solo ya convencidos daban el paso para comprar.

3.-Antes de vender hay que construir relación con los clientes.
Entre las decisiones de Joly y su equipo estuvo sustituir el grupo de expertos que había en tiendas, por un servicio a domicilio, en el que los expertos te visitan en casa y te dan recomendaciones para hacer la mejor compra de acuerdo a tu hogar y necesidades.