*

Amber Heard perdió el juicio que se hizo por la demanda por difamación de ella a Johnny Depp, su ex esposo. Y parece que se ardió.

amber heard

Hoy se dio el veredicto final por la demanda de difamación que Johnny Depp le impuso a su ex Amber Heard, y esta última perdió… en pocas palabras se comprobó que la morra mintió y en serio. Ahora le tiene que soltar una lana al actor del personaje Jack Sparrow.

También te puede interesar: Los tapabocas de luchadores que necesitas para la cuarentena

Hoy se terminó el juicio que mantuvo a mucha gente chismosa (me incluyo) al pendiente de cómo iban las cosas entre ellos y ante el jurado de Virginia. Pues hoy se dictaminóq ue en efecto, Depp fue difamado por la también actriz.

La difamación vino con un texto editorial de hace tres años donde ella se decía ser víctima de violencia doméstica.

De acuerdo a The New York Times, el jurado recomendó que Amber Heard le pague 15 millones de dólares a Johnny Depp como compensación de los daños causados. El juez redujo esa cantidad a 10.5 millones con base en límites legales. Y con todo eso, ella se va a llevar 2 millones.

El juicio duró poco más de un mes pues empezó el 22 de abril. Todo a raíz de la demanda del actor a su exesposa. En diciembre de 2018, ella publicó un artículo escrito en The Washington Post, diciendo que había sido víctima de abuso físico y mental por parte de él durante el breve matrimonio que sostuvieron. De acuerdo a “Jack Sparrow”, por lo anterior, tuvo pérdidas millonarias y una mancha imborrable en su carrera.

Por las acusaciones de ella a él y la demanda de Depp a Heard, ambos se vieron afectados en sus carreras hollywoodenses. En el juicio ella declaró que su participación en la película de Aquaman and the Lost Kingdom, se redujo mucho. Él por otro lado, fue despedido de Disney para seguir en la franquicia de Piratas del caribe y además fue despedido de la última cinta de Animales fantásticos.

Luego del veredicto final, Heard declaró lo siguiente en Twitter:

“La decepción que siento hoy trasciende las palabras. Estoy devastada de que la montaña de evidencia no fuera suficiente para hacer frente al poder, influencia y control desproporcionados de mi exmarido”.

Y agregó que esto es un retroceso hacia una época en que las mujeres “podían ser avergonzadas y humilladas públicamente”.

Las pruebas hablaron.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.