Cambios radicales que llegan cuando tienes un hijo

03 April 2018

Un hijo o una hija siempre son motivo de festejo y alegría. Pero con un bebé, tu vida definitivamente ya no será la misma. Hay alguien a quien cuidar y de quien ocuparse constantemente. Y eso será motivo de sorpresa, tanto para ti como para los demás, que en muchas ocasiones te mirarán anonadados.

Dejarás de dormir de corrido

Verás que puedes seguir viviendo, pero durmiendo en tramos de una hora. Las ojeras probablemente comiencen a ser parte de tu look normal, pero la sonrisa de tu cara compensará esas terribles bolsas que tendrás bajo tus ojos.

También te puede interesar: Prácticos consejos para superar cualquier momento de crisis

En tus ratos libres estarás ocupado

Olvídate de tirarte en un sillón a ver una película. Y si estabas atrapado a Breaking Bad verás que la dejarás sin siquiera darte cuenta. Ya no tendrás ratos libres, y los pocos que tengas los usarás para dormir.

Lo que gastabas en cerveza lo gastarás en pañales

Tus finanzas también sufrirán ciertos cambios. Ya no gastarás en cerveza, fiestas y viajes de fin de semana. Ahora reemplazarás esos pequeños gustos por pañales, juguetes, chupetes, cochecitos y diversos artefactos infantiles.

Ya no hablarás de fútbol, ropa, música ni trabajo

¿Te crees una persona divertida y entretenida en las reuniones sociales? Pues ahora probablemente lo seguirás siendo, pero te volverás monotemático. Solo hablarás de tu bebé. Un movimiento de su pequeño brazo será motivo de callar al resto del grupo para contarles la nueva travesura de tu hijo/a.

Te lavarás las manos diez veces al día

Cada cosa que hagas en tu vida será seguida de un buen lavado de manos, por lo que los gastos que antes tenías en cerveza ahora también irán destinados a un buen jabón de tocador y alcohol en gel. Y no te sorprendas cuando tus amigos te miren con cara extraña cuando les digas que deben lavarse las manos.

Tendrás más visitas por menos tiempo

Tu casa será un lugar en el que ya nunca te encontrarás solo con tus pensamientos. Amigos, conocidos, familiares, amigos de familiares y amigos de los amigos de tus familiares irán a visitarte a toda hora en todo momento. Algunos se comerán absolutamente todo lo que tengas en el refri, pero no te deprimas, otros vendrán con regalitos, y capaz alguno te regale pañales, y podrás tomarte al menos una cerveza cuando termine la semana. Eso sí, todos los que pasen, excepto tus padres, no estarán ahí más de veinte minutos.

Serás la persona más feliz del mundo

Y sí, como consecuencia de todo eso, tendrás una enorme y sincera sonrisa marcada en tu rostro. Habrá una vida más importante que la tuya, y te darás cuenta de que tu bebé disfruta de la leche mucho más de lo que tú disfrutas de una cerveza bien fría en pleno verano.