Viajé al Hay Festival para conocer a U-God del Wu Tang Clan

10 September 2019

El Wu Tang Clan es uno de los grupos de rap más grandes de la historia, y uno de sus fundadores cuenta su historia en su libro debut que presentó en Querétaro.

Te puede interesar:
7 Preguntas al Manager de Innovación Digital de Coca-Cola

El año pasado U-God publicó en Estados Unidos “Raw” su libro donde narra la historia del Wu Tang Clan, y este año Editorial Sexto Piso editó una traducción y edición fabulosa, en español mexicano, justo por el mes de abril me buscó la editorial para presentar el libro en un panel con el editor y el locutor de radio Raúl David “Rulo”, fue una gran experiencia, donde terminé siendo el juez de una batalla de MC’s.

Luego de que el Hay Festival anunció sus actividades para este año, no podía dejar pasar que para su vertical de libros musicales, U-God daría una charla y un concierto en el Teatro de la Ciudad de Querétaro, así que busqué quien de mis amigos me hacia segunda y acompañado de Alan Anaya (el Dj de Mario Bautista y Simpson Ahuevo) nos embarcamos en la misión, con un doble plan en el que esperábamos colarnos a como fuera hasta llegar a Lamont Jody Hawkins para que nos firmara nuestros libros y de paso estrechar su mano.

El Hay Festival este año presentó a Juan Perro de Radio Futura, Lol Tolhurst fundador de The Cure, y a U God en su vertical musical, el jueves 5 de septiembre se cumplió la cita y pasadas las 8:30 de la noche una ligera fila accedió al recinto donde Carlos Velázquez, el Charlyfornication moderó la charla, obvio el estilo particular de humor negro y sarcasmo de esta estrella local de la literatura fue un tinte agradable para moderar la historia de un ex fabricante y traficante de pasta base de cocaína en el Bronx, que en algún momento llegó a ganar más de 10 mil dólares al día con ese negocio, y que lo dejó para dedicarse a su grupo.

Acompañado de Method Man, RZA, GZA, Ghostface Killah, Raekwon, Masta Killa, Cappadonna y Inspectah Deck, U God cambió la historia de la música contemporánea y gracias a su libro traducido como En carne viva. Mi viaje con el Wu-Tang Clan, podemos conocer todas las historias y anécdotas que Lamar nos juró que eran 95% verídicas, y al haber estado ahí viviendo eso en carne propia fue muy sencillo para él escribir este libro.

En la charla nos compartió su punto de vista del marco legal por el que pasa México en el que se han otorgado amparos para el uso legal y recreativo de cocaína, que considera veneno puro y el rapero solamente apoya el uso de la marihuana.

Siendo un caso de éxito en el que pudo salir adelante luego de no haber tenido oportunidades, U-God comenta que si uno quiere apoyar a la juventud está haciendo un bien, pero uno no puede obligar a la gente a ser salvados y dependerá de ellos si quieren salir de las calles y de la vida difícil para alinearse al camino del bien.

Tomé decisiones terribles mientras crecía, cuando era niño, pero una de las pocas mejores decisiones que tomé fue hacer música y enfocarme en ella. Otra de ellas fue escribir este libro, que me tomó dos años y medio terminar. Si pudiera sugerir a la gente de allá afuera una buena decisión para tomar, sería mantenerse positivo y permanecer en la legalidad. Yo era un criminal cuando era niño, pero una de las mejores decisiones que tomé fue hacer dinero por la vía legal. Dijo U God.

Wu Tang Clan U God

Al finalizar la charla, se anunció que al final U-God estaría firmando libros -¡Yes! estábamos a minutos de completar la misión. Pero antes había un show que disfrutar, y fue así que el Dj que acompaña a U-God calentó la fiesta con media hora de scratches y mezclas de rap y reggaetón, dejando claro que este último es el género más popular en la música global actualmente.

Por fin la leyenda subió al escenario, para dar otra media hora de deep cuts y versiones alternas de las canciones que U-God ha escrito con el Wu Tang Clan y en su carrera solista, en el show comencé a ver muchos rostros conocidos de los medios y las letras que disfrutaban del del show.

Luego del deleite musical pasamos Alan y yo por una escueta fila hasta llegar a U-God quien nos estrechó la mano y firmó nuestros libros, ¡lo logramos! y ahí lo que nos quedó es ir a celebrar con unos mezcales, aunque descubrimos que la vida nocturna está muy castigada en el Centro de Querétaro y muchos lugares de renombre se encuentran en suspensión de actividades.