Inconsistencias en ‘Stranger Things’ de las que no te has dado cuenta

08 August 2019

Quizá no te hayas dado cuenta pero la tercera temporada de Stranger Things dejó muchas inconsistencias, y es que aunque la serie se ha mantenido a buen nivel entre la gente son muchos los detalles que has o hemos pasado desapercibido; los creadores debieron pensar que nadie se daría cuenta… para su mala suerte no fue así.

cosas sin

La música del caballito

Una de las inconsistencias que más me sacaron de onda fue la musiquita del caballito por la que Steve, Dustin y Robin, se dan cuenta que el mensaje en ruso que Dustin interceptó vino desde el centro comercial. Ok… pero los rusos transmitían sus mensajes desde el laboratorio que, como estos mismos personajes nos dejaron ver, estaba a kilómetros de profundidad de la superficie. ¿Cómo demonios iba a meterse la música del caballito que estaba en el centro comercial? Deplorable.

inconsistencias

También te puede interesar: El perrito de Sophie Turner es tierno pero eso no es lo mejor de estas fotos

Max y Eleven

En el episodio en que Max y Eleven se van de compras al centro comercial adquieren mucha ropa, se sacan fotos y más, pero… ¿de dónde sacaron el dinero? Es probable que Max pagara con el dinero de sus padres pero ¿Eleven?

En la serie queda claro que Hopper no le daba dinero alguno a El.

inconsistencias

El incendio del centro comercial

Primero que nada no me tragué por completo la idea de que TODO el pueblo estuviera en la feria. El centro comercial era la más nueva atracción de Hawkins. ¿De verdad todos dejarían de ir así porque sí? Y segundo… el incendio que acabó con el monstruo y que además terminó también con el edificio. ¿Tampoco nadie lo vio? Ni siquiera los bomberos?

¡Por favor!

El perro de los Byers

Seguro recuerdas a Chester, el perro de los Byers que tanto ladraba en las temporadas pasadas. Al menos te acordarás de él en el primer episodio de la primera temporada.

Pues durante la segunda y tercera temporada desapareció totalmente. Claro, dirás “ay eso qué”, pero los puristas como y ose preguntan ¿qué le pasó?