Taquerías donde puedes comer tacos DE VERDAD y no malas imitaciones

02 March 2018

¿Vas al Tizoncito? ¿Vas al Califa? ¿Te gusta visitar El Farolito? Tal vez tengas que salir más y dejar de frecuentar las taquerías comerciales para ir a comer tacos DE VERDAD.

La casa del Bauce

La Casa del Bauce se sentirá honrada de darte la bienvenida con su platillo, el Bauce especial: tres tacos con una especie de adobo en su interior, prácticamente tapizados por chicharrón de queso por encima de ellos.

También te puede interesar: Tacos de vapor que harán que quieras vivir en Monterrey

Tacos Serafín

Si quieres probar el pastor pero con una preparación distinta; es decir, ajo, canela y pimienta, entonces cruza la ciudad y llega al Estado de México, específicamente en Circuito Científicos 85, en Ciudad Satélite, en donde conocerás el pastor de color blanco y la única razón por la que quieras ir a Satélite.

Los de don Chava

Estos tacos ubicados en la calle de Tabasco, casi esquina con Mérida en la Roma Norte, justo frente al Sumesa, son la onda.

Son de guisado y son servidos por un señor de edad avanzada (que presumo es don Chava) y su ayudante, con quien atienden rápidamente a todo cliente que pase por ahí. De chile relleno, papas en salsa y con queso, torta de papa o de picadillo; todos ellos son servidos con arroz o con frijoles y queso Oaxaca, y con quizá el mejor ingrediente: guacamole.

Además te regalan chicharrón para que se lo pongas a tu taco.

Arandas

Arandas te va a reunir en Mesones 15-B, casi esquina con Bolívar en el Centro Histórico. Son de cabeza y son famosos porque los preparan al estilo jaliscience.

Los vas a ubicar fácilmente porque siempre tienen gente. Y para que cuentes una buena anécdota, prueba su salsa de chile de árbol con tomate: un reto al paladar del chilango promedio.

Los de “chochinada”

Estos tacos ubicados en Dr. José María Vértiz 1028, en la Narvarte, son una oda a la obstrucción de arterias.

Los tacos se forman del resto de carne que se quedó en la plancha. Si pides uno de “cochinada”, te estarás comiendo uno con restos de bistec, chorizo o costilla absolutamente quemada, pero qué rico saben.

Son conocidos como los de “cochinada”, pero su nombre oficial son Tacos Beto, atendidos por el mismísimo Beto.

Si tienes lo que se necesita, ve a Av. Universidad 412 A, y sal con la gastritis de su vida.

La güera

Otra taquería que tiene nombre como cualquier otra, pero estos se caracterizan por servir una tortilla de maíz, luego una mezcla de quesos derretidos y luego otra tortilla, como si fuera una quesadilla imperial. Sobre esta asombrosa fusión de quesos y tortillas va la carne de tu elección: bistec de corte grueso o chorizo sin partir; sólo te lo sirven deshecho con las manos. El resultado es un taco monstruoso al que además le puedes poner varios tipos de salsas y cebollas al gusto.

Hay más tipos de carnes y hasta campechanos. Sus precios son económicos.

Están en Av. Gustavo Baz 3995, Tlalnepantla, pero por la zona encuentras muchas sucursales de La güera.

El cuñado

Estoy seguro que hay cientos de taquerías en México que se llaman El Cuñado, pero los de Miguel Ángel De Quevedo, esq. con Universidad (casi al lado del Citibanamex y enfrente de la glorieta de los coyotes y librería Gandhi) son los únicos que merecen ese nombre.

Son un simple puesto en la calle que al comer sus tacos campechanos (suadero y longaniza), se vuelve un local de lujo y elegancia.

Su salsa es la cereza en el pastel y por la que se caracterizan sus dueños: es picante y rica. De solo escribir sobre ella se me hace agua la boca.

No olvides pedir unas cebollitas las cuales son gratis.