Uber no se quiere hacer responsable de un supuesto robo

06 August 2018

Uber asegura que el auto que abordó Andrés Graff Navarro en la colonia Condesa no está registrado en la aplicación de la compañía.

Te puede interesar:A los de La Academia los cacharon teniendo relaciones y hasta hay fotos

Uber

 

Andrés Graff Navarro (@andresgraff ) denunció a través de Twitter que un chofer de Uber lo drogó, robó sus pertenencias y lo dejó en el Estado de México.

Explicó que estuvo inconsciente por ocho horas, tiene heridas en la cara, espalda, brazos y piernas. Además lo tuvieron que operar de la muñeca debido a que tenía una fracturada.

El examen toxicológico del hospital muestra la combinación de tres ansiolíticos, por lo que Graff Navarro sospecha que las drogas se encontraban en la botella de agua que le ofreció el conductor al abordar el automóvil en la colonia Condesa.

La compañía de la app activó sus protocolo de respuesta, desactivó las cuentas de las personas involucradas y ha estado en contacto con Andrés para conocer su estado de salud. Sin embargo, niegan que el auto que abordo la víctima es de su compañía.

“Respecto a los hechos reportados por Andrés Graff el día domingo 29 de julio, confirmamos que de acuerdo a la información que tenemos, el usuario no abordó el vehículo solicitado a través de la app de Uber en el día y hora señalados (…) El socio conductor asignado canceló el viaje minutos después de que Andrés no se hiciera presente. Incluso, inició un nuevo viaje de forma inmediata, completándolo sin inconveniente”, afirma el comunicado que Uber envió a Buzzfeed México.

Uber

Tras la publicación del comunicado Andrés, cuestiona a Uber sobre cómo obtuvo sus datos el asaltante si no trabaja para la empresa, si de ser así la aplicación fue hacheada o si el conductor del viaje esta coludido con su secuestro exprés. Además de si sus datos, al igual que el de los demás usuarios de la app, están realmente seguros.

La plataforma no es responsable de monitorear automóviles que no están registrados en la empresa, pero sí de la información de los usuarios, que en este caso pusieron en riesgo la vida de Graff y fue utilizada para cometer un hecho ilícito.

Al igual que Andrés, el mes pasado un estudiante de economía sufrió un secuestro exprés al abordar un uber en la colonia Condesa. Los primeros dos conductores cancelaron su viaje. Cuando solicitó una tercera unidad, el conductor llegó enseguida, le ofreció agua y tras unos minutos de viaje un sujeto con pistola en mano abordó el automóvil en el lugar del copiloto y tras robar sus pertenencias lo abandonaron cerca de metro Observatorio. La víctima sospecha que el conductor es complice del , pues canceló el viaje justo cuando lo liberaron, según la factura que recibió del viaje. Además nunca lo amenazaron, lo golpearon o le dieron indicaciones. Recuerda que él manejaba con toda tranquilidad como si supiera a donde dirigirse.