7 Cosas que te hacen ser el némesis de un líder y no has notado en ti

16 October 2018

Triste pero cierto, los némesis de un líder o para el caso un antilíder, existen y a veces se encuentran en donde menos te lo esperas, como en tu trabajo por ejemplo. Este tipo de personas que por lo general están en puestos altos por cuestión de favoritismos o ser una persona que solo pasa “chismes” a los jefes, son lo contrario a lo que buscas en un jefe o compañero de trabajo. Lo que quieres es aprender y llegar a lo más alto por méritos propios, ¿cierto? Ellos no… no tienen valores o escrúpulos, y son los que siempre te pondrán el pie.

Advertisement

¿Cómo reconocerlos en tu oficina o empresa? No es muy difícil hacerlo porque son los primeros que ponen trabas en tu camino, pero si de algo te sirve, aléjate de esa persona y si puedes, de donde trabajas porque eso solo ensucia tu bien ambiente y ánimo laboral.

También te puede interesar: WTF! Esta foto de Eiza Gonzalez en lencería es la bomba de hoy en las redes

Estos son los rasgos de un antilíder

Te meten presión sin fundamento

Lo único que quieren es controlar aunque no tengan razón alguna. Te van a decir cosas que te pongan en tensión o nervios@; no quieren que te sientas tranquil@ o a gusto en tu empleo.

Pasan por encima de todos

Son soberbios, pedantes, prepotentes y cuidado… hasta pueden llegar a hostigarte. Se creen más que la gente en general. De hecho a esas personas las consideran sus sirvientes.

Abusan de su poder

Sus miradas son frías y calculadoras, utilizan palabras que suenan “bonito” pero en realidad piden cualquier cosa para que se las hagas.

No te reconocen

Difícilmente te van a reconocer tu trabajo, de hecho se lo van a adjudicar. Ya ni siquiera hablemos de que te vayan a felicitar por algo que hiciste bien.

Se disfrazan

Ellos se hacen pasar por buena onda, como personas con conocimiento, cuando en realidad son controladores, narcisistas e instigadores.

Dice cosas sin sentido

Pocas veces dirán algo relevante en el trabajo o con sentido, y esto lo hacen frente a los jefes. Ellos, al decir cosas sin relevancia, se creen mejores.

Están disfrazados de personas con ética

Son capaces de hacerte lo peor para ellos quedar bien en su posición de “jefe” o (falso) líder.

Advertisement