Deja de hacerte el “chambeador” en la oficina. Te ayudamos a dejar de procrastinar

26 September 2018

El que diga que nunca ha procrastinado o que jamás lo ha hecho está mintiendo. Procrastinar evita que te acerques a tu meta, te aleja de ella. Deshacerte de esta mala práctica hará que cumplas con muchas cosas que te habías propuesto. Toda clase de gente, incluyendo los más altos emprendedores y empresarios, lo han hecho al menos una vez en la vida. ¿Cómo vas a poder evitarlo? Te ayudo con eso.

Si lo tuyo es pensar en grandes cosas y grandes ideas que te van a ayudar a tu negocio, pero inmediatamente después te pones a ver videos de perros en YouTube, checar Instagram o hasta poner Netflix, entonces estás aplazando las cosas, y puede que lo estés haciendo porque eso que sabes que te va puede beneficiar te da miedo intentarlo.

También te puede interesar: 7 películas que están en Netflix que todo emprendedor debe ver

¿Cómo lo sé? Porque creo que ya debes haber invertido mucho tiempo, dinero y esfuerzo en todos esos programas tradicionales para intentar cambiar tus hábitos.

Según Noah St. John, coach de emprendedores, puedes deshacerte de ese temor y procrastinación con su método (y siglas en inglés) R.I.S.E.S.

Reconoce tu estímulo.

En la próxima semana trata de identificar qué es lo que te hace procrastinar, ¿hay algo que te da miedo?

Aisla tu rutina

Cuando se te presenta ese miedo entonces solemos irnos al otro lado, es decir, alejarnos de lo que nos está causando ese sentimiento de temor como por ejemplo meternos a ver Instagram.

Identifica tu recompensa

Solo piensa en esto, ¿qué es lo que vas a obtener si en verdad dejas de procrastinar? Seguramente es un beneficio, pero antes de eso vas a tener el orgullo de haber derrotado ese hábito del miedo.

Expón tu creencia

Así de fácil. Ese hábito se correlaciona con tu creencia del miedo. Así que si según tú haces mejor y más cosas cuando tienes el tiempo encima o la presión te llega al cuello, hazte esta pregunta, ¿cuáles son las creencias que te obstaculizan alejarte de ese temor?

Crea una mejor rutina

Sustituye esa rutina del miedo por otra cosa; así dejarás de procrastinar. Si no haces lo que tienes que hacer, piensa en qué pasaría si terminas ese pendiente. Seguro un beneficio.

Este autor establece que no mucha gente quiere enfrentarse a sus miedos; dejar de procrastinar es incómodo porque te enfrenta a lo que le temes.